comportamiento infantil

TRATAR EL DOLOR EMOCIONAL TECNICA PARA PADRES E HIJOS

Tratar el dolor emocional técnica para padres e hijos es indispensable, siempre que nos sentamos a pensar y a hurgar en el pasado aparecen experiencias que pueden no haber sido agradables y en ese momento sentimos dolor, tristeza o insatisfacción. Estos sentimientos se vuelven más intensos porque al recordar revivimos todo en primera persona.

Como cualquier dolor el emocional necesita tiempo, dedicación y ayuda. Desde una suave infusión de té hasta una terapia es posible para curarnos el dolor emocional, lo principal es identificar la causa para proceder al tratamiento.

Una gran posibilidad de tratar el dolor emocional es convertirlo en autoconocimiento y revertir así sus efectos, muchas veces nos hacemos dependientes del dolor para justificar aprendizajes o conductas en nosotros mismos. Si se nos muere un familiar sentiremos un profundo dolor que con el llegaran muchas conductas de pasividad, intranquilidad, llanto y nostalgia. Pero no podemos vivir eternamente con ellas y llegara un momento en el que esa situación nos hará aprender cosas muy importantes y continuar el camino que debemos seguir.

Pues de esto se trata de tratar el dolor emocional de una forma consciente, para ello podemos entonces practicar los siguientes ejercicios:

  1. Identifica el dolor. Puede ser un dolor a corto plazo, por ejemplo la muerte de un familiar, la pérdida de un trabajo, de un dinero o incluso terminar una relación. En estos casos no hay que curar el dolor, hay que vivirlo, asumirlo, aprender y continuar.
  1. Asume que un dolor está presente y no puedes dejarlo. Normalmente cuando se acaban relaciones con capacidad de dependencia sucede que día a día las personas despiertan y se acuestan con el ¿por qué a mí? Y de esta forma no se dan la oportunidad de avanzar y progresar en otra relación. Una vez que estas en ese dolor debes darle un periodo prudencial para vivirlo y cerrar el ciclo.
  1. Busca otros puntos de vista. A diario vivimos sumergidos en nuestra propia vida y pensamos que callar es mejor que compartir el dolor que sentimos, o nos tememos la frase: “Tranquilo todo estará bien”. Y es que tarde o temprano, así será, siempre que nos lo propongamos será muy pronto que podemos sanar ese dolor y ser emocionalmente una persona sana.

Recordad siempre que el dolor es inevitable pero hacerlo o convertirlo en sufrimiento es una opción individual. Desde el momento que aparezca el dolor tratemos de identificar su causa y a partir de ahí trabajemos para aprender, superar y no convertirlo en pesadumbre, enseña a tus hijos a vivir los duelos cuando ocurren y a superarlos en el momento en que ocurren de lo contrario crecerán.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *