dominio

TECNICAS DE AUTOCONTROL

Las técnicas de autocontrol para padres son un complemento para la educación de nuestros hijos y para ejercer satisfactoriamente nuestro rol de padres, recordemos que nuestra jarra emocional se vacía a lo largo del día y debemos recargarla.

Comencemos con recordar unas sabias palabras de un filósofo chino que dijo: “El que domina a otros es fuerte; el que se domina así mismo es poderoso”. Es importante tener claro la diferencia entre el autodominio y el conformismo, cuando dominamos a nuestros impulsos estamos actuando con serenidad, madurez y sensatez. Cuando somos conformistas carecemos de carácter y deseo.

Como siempre hemos hablado nuestros comportamientos tienen consecuencias bien sea positivas o negativas pero el resultado es el efecto de una causa. Si algo no sale como lo teníamos pensado tenemos dos opciones, ir arremetiendo en contra de cualquiera que se nos acerque involucrado o no en la situación, o buscar nuevas alternativas para ello están creadas infinidad de las técnicas de autocontrol para padres.

     A continuación veamos unos simples ejercicios  para practicar las técnicas de autocontrol para padres:

  1. Toma una pausa. Antes de contestar, decidir o actuar el silencio es el mejor amigo. Trata de ser objetivo, sereno y sobretodo actúa con cautela e inteligencia. El mañana no puede retroceder al hoy.
  2. Medita, practica el silencio. Respira, cuenta hasta diez, pide una tregua de ser posible y analiza las ventajas y desventajas de la respuesta que darás. Centrarse en los momentos difíciles es lo más complicado pero de ahí depende el éxito de nuestra acción.
  3. Se empatito y asertivo. Colócate en el lugar de la otra persona, plantea lo que quieres decir con las mejores palabras, busca las que sean adecuadas para lo que quieras trasmitir siempre siendo respetuoso y que trasmitan tu mensaje tal cual tú lo deseas.
  4. Comunícate eficazmente. Analiza la situación, busca respuestas si las necesitas, pregunta y luego responde y expón tus expectativas y puntos de vista. Para que exista una comunicación eficaz es necesario que las dos partes (emisor y receptor) estén abiertos al mensaje. Si uno de los dos está bloqueado es mejor esperar.
  5. Se prudente. Actuar en forma racional, marca la diferencia y es una gran virtud que pocos pueden llegar a desarrollar en su totalidad. La prudencia te alejará de situaciones difíciles y afianza las relaciones. Existe un sabio razonamiento que dice: “El que es prudente es moderado, el moderado es constante, el constante, imperturbable, el imperturbable vive sin tristeza y quien vive así es feliz. Luego el prudente es feliz”. Y con este gran aporte me despido hasta una próxima oportunidad.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *