emociones

PRIMERAS EMOCIONES EN LOS NIÑOS

Desde que los niños nacen experimentan emociones, asi las primeras emociones en los niños  van evolucionando a través de sus propias vivencias un gran estudioso de la psicología evolutiva como es J. Piaget,  divide el desarrollo evolutivo del niño en diferentes herramientas que le permiten manejarse en su entorno, conocerse a sí mismo y conocer lo que le rodea.

Este experto concluye en cuanto a las características afectivas del niño que los pequeños son capaces de diferenciar entre varios puntos de vista, son hábiles y reflexionan  haciendo de esta forma que su vida sea menos impulsiva, en tal sentido se inmiscuye la voluntad dirigida por la reflexión. El niño es un ser tan emocional que puede distinguir  entre sus necesidades y la finalidad de las mismas e inclusive va más allá y conoce lo que desea y debe.

Nuestro trabajo para con los niños consiste en acompañarlo en cada etapa del proceso de exploración atender a las primeras emociones en niños como las experiementan y comparten con el mundo exterior, más no crearle paradigmas, de esta manera debemos contribuir a la adquisición de su autonomía, dominio de sí mismo y exploración tanto de contacto físico como emocional.

Desde los seis meses hasta el año de edad, el niño es esencialmente emocional y se manifiesta a través del llanto o la calma y las emociones básicas que experimentan son:

  1. Alegría
  2. Placer
  3. Enfado

Es a través del contacto físico con su madre que éste aprende a manifestarse, es por eso que cuando un niño está bien atendido y en calma no teniendo ninguna molestia de salud, el niño se nota alegre, receptivo y contento, esto es porque manifiesta su alegría y placer y las expresa de forma natural.

Si por el contrario el niño tiene alguna molestia, no se le ha cambiado el pañal, no se le ha alimentado o no entendemos lo que le pasa, el hará notar su desencanto a través del llanto. Una vez que se le satisfaga su emoción negativa desaparecerá.

A partir del primer año de edad comienza a interactuar de un modo más activo con su padre y otras personas que le rodean. La labor de nosotros como padres a medida que el niño avanza y aparecen más emociones es ayudarle al niño a conocerlas, ponerle nombres y colores a la par de irlas explicando cómo se hacen en muchos cuentos ilustrativos y educativos de emociones como se observa en el Cuento “El monstruo de colores” de  Anna Llenas, el cual personalmente recomiendo para la primera etapa de infantil.

El llamado a todos es para que nos eduquemos emocionalmente nosotros para poder educar a nuestros pequeños, de esta forma construiremos hombres y mujeres preparados para enfrentar el mundo.

 TE PUEDE INTERESAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA INFANCIA

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *