adafrancys

PRÁCTICA DE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL

El enfoque práctico de la educación emocional viene determinado por los principios didácticos que esto comprende tanto a nivel educativo en escuelas como a nivel familiar. Las emociones nos acompañan a todos desde niños y actualmente se está prestando especial atención en su conocimiento y gestión para la interacción dentro del ámbito social de cualquier individuo.

Una adecuada gestión emocional debe formar parte de nuestra educación, es indispensable para crecer, desarrollarse y convivir de una mejor manera con nosotros mismos y con quienes nos rodean. Debe iniciarse desde los primeros años de vida, es allí incluso donde se puede tener mayor éxito en su aprendizaje.

Cuando nacemos, no tenemos palabras para expresarnos, la forma en que nos comunicamos es a través del llanto, así vamos avanzamos y vamos descubriendo que las cosas tienen nombre, que podemos comunicarnos a través de gestos y palabras, en este sentido hay que darle nombre también a los sentimientos y emociones. Es aquí el mejor momento para que el adulto ayude al niño a reconocer, expresar y gestionar sus emociones.

Los niños como siempre lo he dicho aprenden más por imitación que a través de instrucciones, esto quiere decir que los padres son los primeros que deben estar educados emocionalmente, cosa que muchas veces no se cumple. Cada vez que comienzo un taller y pregunto ¿En qué emoción te encuentras? Un 95% por no decir casi el 100% de  los asistentes se quedan en silencio y dicen ¿Cómo así?, es decir, no entienden la preguntan y les cuesta definir su estado emocional.

El enfoque práctico de la educación emocional desde el hogar parte de expresar adecuadamente nuestros estados de ánimo, sin esconderlos o negarlo, de explicarle a nuestros hijos como estamos, y que hacemos para gestionar esas emociones. Por ejemplo un padre que este muy enfadado y le grite a su hijo, no puede decirle cuando él lo haga que así no se arreglan las cosas. Los pensamientos deben ir siempre en el mismo orden de las ideas y actuaciones.

La educación emocional parte de la necesidad de que el adulto como referente del niño que es, haya desarrollado competencias emocionales para que el niño pueda imitarlas en su desarrollo. De aquí entonces que los padres, educadores o adulto en general, debe sensibilizarse y desarrollar las competencias emocionales como paso previo a la educación basada en la inteligencia emocional, así mismo lo recalco en mi libro “Educar con Disciplina y Amor”.

Algunos aspectos a tener en cuenta en el enfoque práctico de la educación emocional son:

  • Permitir que expresen sus emociones, si un niño quiere llorar debe hacerlo. El papel del adulto es ayudarlo a gestionar su emoción y explicarle si es o no la mejor manera de hacerlo, pero nunca decirle “No llores”.
  • Enseñarle a vivir las emociones desagradables, sentir miedo, angustia, tristeza, vergüenza es parte de la vida. Nadie puede estar siempre alegre y feliz.
  • Hablar con naturalidad de las emociones, muchas personas se avergüenzan de decir “Te amo” en público. Hay que practicar y expresar las alegrías, tristezas, miedos y enfados, con ello además nos sentiremos más próximos a los demás.
  • Validar las emociones de los demás, de esta forma se respetan los sentimientos, las relaciones interpersonales y la autoestima.
  • Recordarles a los hijos que los queremos sientan la emoción que sientan, hay niños que manifiestan que no se enfadan o lloran para que sus padres no les dejen de querer.

En general la propuesta va siempre hacia ayudar al niño en el aprendizaje sobre las perspectivas emocionales, sus sentimientos y emociones son parte de su vida y de la convivencia dentro del mundo social si él aprende a identificar y gestionar adecuadamente sus emociones será capaz de desarrollar la empatía y de esta manera mantener relaciones sociales sanas.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *