emociones

CÓMO POTENCIAR LAS EMOCIONES POSITIVAS DE TUS HIJOS

Las emociones positivas son beneficiosas para los individuos contribuyen a la felicidad, mejoran la salud, estimulan la creatividad, el aprendizaje la motivación y comunicación.

Cada persona posee su propia jarra emocional y los niños no escapan de esta misma experiencia, ellos poseen su propio cubo. Se llena y vacía muy rápido sobre todo en las primeras etapas de infantil al igual que en la adolescencia que presentan señales de desborde emocional.

Las emociones de los niños se pueden ver afectadas en función de lo que ellos sienten, lo que otros le dicen y los hechos que les ocurren. Los padres disponemos de un gran cucharon que se debe usar para llenarles su cubo con medida, sentido común y sinceridad. Esto es muy importante porque de estas emociones también se fortalece su autoestima.

Cuando estimulamos los sentimientos positivos estamos ayudando a los niños a ser optimistas, responsables, automotivarse, poseer autoconocimiento y autocontrol.

A continuación algunos consejos para contribuir a potenciar las emociones positivas de los niños:

  • Cada mañana unos buenos días deben ir acompañados de besos, abrazos y una frase optimista por ejemplo: “Feliz lunes”, “Hoy será un gran día”.
  • La rutina matutina debe ser de ánimo, relajante y preparatoria para lo que será el día de rutina, la mayoría de los hogares con los que he trabajado muestran todo lo contrario, las mañanas momentos de estrés, discordia, castigos y llantos infantiles en medio de una lucha de los padres por poder llegar al colegio. Mi recomendación: despierte a su hijo como el paso anterior, acompáñelo un momento de 5 minutos a jugar, meditar, pintar un pequeño dibujo de su agrado o lea un bonito cuento, desayunen en sana paz y vayan al colegio.
  • Al volverse a reunir con su hijo en vez de interrogarlo, háblele de su día de sus logros, pregúntele los de él ofrezca su ayuda, abrácelo y hágale saber que está feliz de volverlo a ver.
  • Háblele a sus hijos con un lenguaje sencillo, corto y fabrique mucha paciencia. Cuando los padres pierden la capacidad de razonamiento se alteran y le trasmiten a los hijos que esa es la mejor manera de solucionar las cosas, significa tratar siempre de mantener unas normas de conductas claras y entendidas por todos. Es entendido que no se puede esperar en un parque eternamente hasta que se dialogue sobre la hora de volver a casa, pero si se le debe decir a niño antes de llegar por ejemplo que a la primera llamada se volverá al parque y así podrá jugar con su juguete favorito en casa.
  • Reconocerle sus verdaderos logros es muy positivo para ellos pero sin exagerar, decirle lo orgulloso que se está porque hizo solo sus deberes, o estudio está muy bien, pero expresarle palabras como eres el mejor hijo del mundo, o aplicarle recompensas por esas acciones no sería el mejor camino.
  • Reuniones familiares en la noche durante 5 minutos en forma de compartir cada miembro lo mejor del día estimula la comunicación, trasmite interés por la vida de niños y adolescentes, llena el cubo emocional de padres e hijos y permite una gran conexión.
  • Pequeños abrazos, muestras de cariño y palabras positivas enseñan a los niños a ser recíprocos y a practicar esto con terceras personas lo cual estimula el desarrollo adecuado de habilidades sociales y despierta el altruismo.

Gracias a la jarra emocional y ese cucharon podemos llenar nuestro propio cubo y el de terceras personas, haciendo viral el uso de emociones positivas se contribuye a una adecuada gestión emocional, conexión entre padres e hijos, una enseñanza aprendizaje basada más en la paciencia, la disciplina y el amor.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *