AYUDA PARA PADRES ADAFRANCYS

¿POR QUÉ HACE TODO DE MALAGANA?

Los niños y adolescentes suelen tener un periodo de tiempo donde todo lo que se les mande hacer lo hacen de malagana. Pueden ser actividades de rutina que siempre han hecho como tirar la basura o poner la mesa, pero llegado determinado momento ya no quieren hacerlo, o lo toman como un castigo.

La pregunta más común de los padres es ¿por qué hace todo de malagana?, hay un hecho común en todos y es que con la independencia que van adquiriendo creen que cumplir con deberes de casa u obedecer a los padres es un insulto a su independencia, y comienzan a querer demostrar que ellos tienen poder de decisión y voz de mando, comienzan una pequeña lucha de poder y en muchos casos ganan, porque los padres antes de ver que lo hacen de mala gana o mal optan por hacerlo ellos.

Grave error quitarles responsabilidades por querer suavizar la situación, ellos deben aprender a demostrar su independencia y autoridad con responsabilidad y cumplir con lo que les toca según la edad, así como con las normas y las obligaciones que tienen.

Silvia Guinea, psicóloga infantojuvenil comenta que estas etapas son una muestra de que los niños y adolescentes están experimentando el NO como una lucha de poder en la que muchas veces ganan. Es responsabilidad del adulto no quebrantar las normas que existen, no ceder a la  presión que pueda existir por parte del niño y continuar con naturalidad si él debe tirar la basura, dejarlo que lo haga de malagana, pero que lo haga, no darle motivos para pensar que logro su objetivo “quitarse una responsabilidad”.

Dale play y te lo cuento en el video:

Para corregir estas conductas de que haga las cosas de malagana se debe:

  1. Mantener las normas y límites claros, no se pueden cumplir de vez en cuando, tienen que ser coherentes los padres con el uso y razón de las mismas. A pesar de su mala cara, desgano o inclusive presión nunca ceder, si es su obligación tirar la basura, lo debe cumplir. No se deben emplear ruegos, ni premios ni castigos por algo que ya sabe que le corresponde hacer.
  1. Deben existir consecuencias lógicas. Por ejemplo: si no tira la basura, la bolsa se rebasa, se ensucia la papelera y tendrá que lavarla y tirar la basura.
  2. Los niños y adolescentes conocen muy bien cómo son sus padres con quien pueden o no negociar y hasta qué punto. Si nunca cedes ante las malas caras y siempre te mantienen con amor y firmeza, él se cansará y todo volverá a la normalidad.
  3. Expresar con claridad lo que se quiere de ellos. Por ejemplo: Por favor deseo que tires la basura siempre que se llene la bolsa, deseo que no salgas a jugar antes de la 5 de la tarde, no quiero que comas en el salón.
  4. No entrar en los retos. El hacer algo de malagana trae un mensaje implícito y es que como lo hago, te aguatas, o mejor si no te aguantas, lo hace tú. Y el adulto si cae en ese reto comienza en la lucha de poder por dejar claro que él es el padre. Esta conducta es totalmente errada ¿Para qué querer demostrar quién eres? Lo único que harías es darle el gusto al niño y quedar por descubierto de cual es tú límite. Lo mejor es actuar con naturalidad expresar lo que se espera de él y recordar las consecuencias lógicas.
  5. Mantener la calma y nunca castigar. No soy partidaria del castigo, por eso recomiendo que cuanto antes se le asignen obligaciones a los niños, antes aprenden a verlas y conocerlas con naturalidad y a cumplirlas sin problema como parte normal de su desarrollo.

El factor de comunicación es esencial para demostrarle al niño y al adolescente que va por mal camino, si observamos su mala cara siguiendo con el ejemplo de la basura le podemos decir algo como: “Cariño entiendo que ahora te fastidie un poco parar lo que estás haciendo para ir a tirar la basura, pero de lo contrario, se rebosara, ensuciara la papelera y tendrás más trabajo después”.

Cualquier actitud negativa puede ser equilibrada con una positiva. Te animo a comentar tu experiencia y puedes complementar con la lectura recomendada. Un beso y hasta la próxima.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *