positivo

PADRES POSITIVOS…ADIOS LO NEGATIVO

PADRES POSITIVOS…ADIOS LO NEGATIVO, hay que aprender a detectar a las personas conflictivas para alejarnos de ellas o no permitir que nos afecten ni interfieran en nuestros pensamientos y acciones como padres. Cuando nos enfrentamos a personas con energías negativas o simplemente pesimistas es necesario crear una barrera de pensamiento y control emocional que no nos haga llegar a su misma línea de acción, esto sucede por ejemplo con loas abuelos, tíos o vecinos que suelen opinar sobre lo que hacemos o no.

Cuando una persona negativa o inmadura comete errores, y no se da cuenta de que la falla la está cometiendo ella es probable que desenlace una cadena de conflictos con quienes les rodea, del mismo modo que creerá que todos están en su contra o simplemente no le comprenden. En este momento es cuando debemos actuar con inteligencia emocional. Si tenemos la mala suerte de tomarnos con padres de otros niños en el colegio donde sucesivamente crea conflictos sin razón y que además nos involucra o nos sentimos en alerta, debemos aprender a neutralizar a la persona con una comunicación frontal, clara y precisa en el momento que lo amerite sin dejar pasar ni trascender ningún comentario o hecho.

Para entender a estas personas hay que tratar de actuar con empatía, ser asertivos en la comunicación y sobre todo ser participes en esa relación con mucha inteligencia a fin de no involucrar nuestras emociones con las de ellos y por el contrario tratar de gestionar sus emociones de la mejor manera posible.

En lo personal es probable que podamos evadir este tipo de relaciones pero no ocurrirá lo mismo en un ámbito social o con los padres de compañeros del colegio de tu hijo donde es probable toparse con gente conflictiva y negativa que siempre está pensando que alguien le está haciendo el mal o la envidian por lo que es y lo que hace.

En este caso no nos podemos alejar de un compañero de trabajo que pasa con nosotros más de la mitad del día, pero si podemos evitar que nos lleve a su círculo de influencia y nos contagie de esta forma de vida. El procedimiento a seguir es sencillo compartir con él lo necesario, no involucrar nuestros sentimientos y emociones en los suyos propios, utilizar nuestro optimismo de forma contagiosa, evadir su atracción para escuchar lo mal que la está pasando, lo cruel que es la vida o lo injusto que le resulta todo.

A nivel personal vive tu rol de padre con positivismo, activa tu pensamiento cree siempre en las nuevas oportunidades y en la infinidad divina del universo, sustituye los pensamientos negativos, por nuevos y energéticos que creen en ti un campo magnético, recuerda que somos el reflejo de lo que pensamos.

Deja fluir tus ideas, todos tenemos motivos suficientes para tener alegría, ser optimista y esperar grandes cosas de la vida, invade tu cuerpo de sentimientos de alegría y optimismo, respira profundo, practica la felicidad. De está forma la educación de tus hijos se hará más llevadera y tendrá mejores resultados.

Sincera tus pensamientos, realiza una lista de todo lo que te preocupa, luego separa lo que tú puedes cambiar de aquello que no está a tu alcance, ahora desecha todo aquello que no está a tu alcance, libéralo de ti y hazte cargo de lo que puedes arreglar, siempre con optimismo y constancia para lograr conseguir lo que quieres.

Siembra confianza en ti mismo, es común que debido a las preocupaciones se pierda la confianza en nuestras propias aptitudes y capacidades, produciéndose una inseguridad, lo cual se traduce luego en un nuevo fracaso y eso desencadena aunque no se tenga conciencia inmediata en negatividad y frustración.

Siempre refuerza tu cuerpo, mente y acciones con frases y pensamientos positivos, trabaja duro, ten constancia y explota tus cualidades de esta forma serás más optimista, conseguirás mejores resultados y automáticamente alejaras lo negativo de tu lado. Recuerda que la educación de tus hijos es un trabajo de los padres, las opiniones de terceros muchas veces sobran y los resultados son compartidos entre padres e hijos.

TE PUEDE INTERESAR DE MI FELICIDAD A LA DE MIS HIJOS

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *