inteligencia emocional

OXIGENAR LAS EMOCIONES

Muchas son las veces que decimos o sentimos que necesitamos un desahogo como padres, un descanso o cambiar de ambiente. Este proceso de desintoxicación consiste en oxigenar las emociones que son estas quienes guían nuestro estado de ánimo y pueden o no somatizarse en nuestro cuerpo.

Muchas emociones primarias como la rabia, el dolor o la tristeza son las que más dejan huellas en nuestras vidas, quizás porque nos marcan de una manera negativa y de forma indeseada se quedan ahí hasta que decidamos deshacernos de ellas. Mientras que las emociones relacionadas con la alegría y felicidad parecen que duran muy poco.

Estos fenómenos están innatos en todos nosotros, y por ende en nuestros hijos solo que una vez que aprendemos a gestionar estas emociones podemos superar más fácilmente las primeras y disfrutar aún más las segundas. Es aquí donde debemos ser guía de nuestros pequeños y enseñarlos a tiempo.

Una vez que tomamos conciencia de nuestras necesidades emocionales podemos comenzar con este proceso de oxigenación emocional que deberá verse reflejado en un mejor estado de ánimo físico y emocional, para ello podemos practicar  oxigenar las emociones y enseñar lo siguiente:

  1. Ir a donde realmente queremos ir. Estar con quien nos aporte optimismo, confiabilidad, estabilidad y nos genere valor agregado. Por ejemplo: visita a un familiar querido, una buena amistad o inclusive si eres religioso nada mejor que ir a un encuentro con Dios.
  1. Realizar técnicas de relación. Cuando nos relajamos entramos en un estado de quietud y con él también las emociones. Una practica sencilla consiste en: poner la mente en blanco, inspirar el aire mientras contamos hasta 5, luego mantenemos este aire mientras contamos hasta 4 y finalmente expiramos mientras contamos hasta 10. Recomiendo hacer este ejercicio tantas veces como lo necesites. Con esto conseguiremos calmar todo nuestro ser.
  2. Ensayo mental. Este ejercicio ya lo hemos practicado otras veces. La visualización tiene efecto positivo porque ahí estamos viendo lo que realmente queremos y nos sentiremos satisfechos. Manos a la obra plantea mentalmente lo que quieres sentir y como puedes lograr eso que deseas para sentirte bien, visualiza y luego veras que seguro lo conseguirás.

Queridos padres nuevas acciones crean hábitos y con ellos rompemos muchos paradigmas. Recordad que no se trata de meternos en una burbuja de felicidad y evadir nuestra realidad…NO…se trata de vivir en un mundo con los mejores resultados y sobrellevar nuestra vida de una manera feliz, optimista y en paz con nosotros y quienes nos rodean. Niños educados con inteligencia emocional son adolescentes que gestionan adecuadamente sus emociones y aceptan con fluidez los cambios propios de la edad y son adultos felices.

PUEDES COMPLEMENTAR LA LECTURA CON PADRES A ENTRENAR LAS EMOCIONES

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *