asesora y coach infantil

NO SE ADAPTA AL COLEGIO

Hola a todos. El día de hoy compartiré  otro caso que he estado trabajando con una familia, su pequeña de 8 años que no se adapta  a  la escuela manifestando aislamiento, peleas con compañeros, desgano al momento de asistir al colegio y como resultados bajo rendimiento escolar.

Lo primero que hicimos fue detectar que realmente el tema provenía de la escuela y no de algún factor familiar que desencadenara en el colegio, es muy importante reconocer los síntomas y las causas, hay veces que situaciones familiares afectan al niño en su  entorno escolar y viceversa.

Una vez entramos en consultas nos conseguimos con los siguientes alegatos de la niña para justificar su deseo de no ir al colegio:

  1. Nadie la invitaba a jugar.
  2. Su mejor amiga ya no la quería.
  3. Todos se reían cuando estaba cerca.
  4. Los demás niños no son tan listos como ella.
  5. La profesora era nueva y no la tomaba en cuenta.
  6. En el recreo se aburre.
  7. Sentía que la otra profesora del curso anterior siempre estaba pendiente de ella.

Si observamos estas manifestaciones de la niña son declaraciones de percepción personal y suposiciones naturales de cualquier niño que se encuentre en  conflicto, si no lo soluciona, se crea un problema y de este problema nacen muchos más. Hay situaciones incluso en donde un caso similar puede ser asociado automáticamente con bullying.

A los pequeños también se les vacía su jarra emocional e inclusive más rápido que los adultos, si no estamos pendiente de que la llenen y no los hemos enseñados a gestionar sus emociones difícilmente aprendan a resolver pequeños conflictos.

Dale play y te lo cuento:

Los pasos que llevamos a cabo para solventar esta situación fueron:

  1. Conversar con la niña sobre sus sentimientos, investigar, dio como resultado descubrir que la pequeña había tenido una discusión con su mejor amiga hacia unos días.
  2. Pedir colaboración a los profesores para propiciar nuevamente los encuentros amistosos entre las pequeñas.
  3. Conversar con los padres de la otra niña ayudo a ver que la otra pequeña no se había tomado esto de la misma manera y estaba dispuesta a seguir siendo amiga de esta niña.
  4. Contar cuentos a la niña basados en las emociones e historias similares para enseñarle las emociones y como se pueden gestionar.
  5. Crear rutinas de comunicación a fin de convertir en un hábito está práctica, lo cual le permitirá a los padres detectar conflictos entre la niña y terceros y ayudar a resolverlos si fuera el caso.
  6. Animar a la niña a ser parte del grupo como lo había hecho antes y explicarle que las discusiones no deben ser trascendentales, a esa edad como se entra en el conflicto también se puede salir rápido.

Como en todos los casos de consultas lo que recomiendo primero es que se eduquen las conductas desde casa, a través de una enseñanza basada en principios de disciplina positiva y hábitos creados respetando las condiciones y características del niño como ser individual.

La indagación comienza en el hogar porque hay que recordar que los niños aprenden viendo y practicando lo que ven de sus padres, sobre todo a esas edades, entonces en un hogar por ejemplo donde reine el conflicto o uno de los progenitores este en continuo conflicto con terceros, será copiado.

Se proporcionaron herramientas basadas en el refuerzo positivo sin caer en la adulación ni premios, se exhortó a los padres trabajar la solución de pequeños conflictos que surjan en casa sin dejar pasar para que la niña no confunda conflictos con problemas y se eviten posibles escenarios similares que afectarían a su desarrollo social y escolar.

La mayor reflexión que debe dejar este caso es la importancia que tiene el expresar lo que sentimos, cuando no sabemos identificar los sentimientos, se buscan las causas fuera de nuestro ser y allí se construyen mapas mentales difíciles de cambiar.

Alguien dijo “no hay problemas, sólo situaciones que demandan una solución adecuada”, es la mejor forma de ver los conflictos y enseñar a los niños a resolverlos, no quitarles importancia sino asumirlos y canalizarlos.

Como siempre me despido hasta una próxima,  comparte esta publicación y ayudemos a otros padres.

AQUI TE ENSEÑO ALGUNAS PAUTAS PARA COMUNICARTE CON TUS HIJOS

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *