niños

NIÑOS INTELIGENTES

El término inteligente es definido en un sentido amplio como una cualidad que se encuentra relacionada a la capacidad intelectual que se tiene para entender, asimilar, conocer, indagar y recocer datos para analizarlos y utilizarlos de forma eficiente para establecer conclusiones e incluso resolver problemas. Los niños inteligentes   van adquiriendo estas competencias desde la niñez hasta a adolescencia.

El Mainstream Science on Inteligence la definió como: “Una capacidad mental muy general que, entre otras cosas, implica la habilidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápidamente, y aprender de la experiencia. No es un mero aprendizaje de los libros, ni una habilidad estrictamente académica, ni un talento para superar pruebas. Más bien, el concepto se refiere a la capacidad de comprender el propio entorno”.

Estos conceptos nos hacen reflexionar sobre el éxito de las personas en su vida personal, profesional, familiar y hasta social. Como bien lo señala el concepto anterior los niños inteligentes van más relacionados con la capacidad de entender todo lo que sucede al alrededor, que con conocimientos técnicos. Es por ello que muchas veces vemos como grandes profesionales, técnicos o científicos tienen un gran éxito laboral pero en su vida personal o social no son exitosos o permiten que muchas situaciones los superen.

Os cito un ejemplo comentado por Lucrecia Pérsico el cual comenta que en una fiesta infantil estaban ocho niños de ocho a nueve años, la madre de la cumpleañera mostró varios cubos de Rubik armados. Después de desordenar los colores, entregó uno a cada niño y les animo a volverlo a ordenar. Ningún niño lo había visto antes. Pasado unos minutos mientras todos les daban vuelta al cubo una niña lo entrega ya terminado. Sorprendida, la madre de la cumpleañera le preguntó cómo le había hecho para terminarlo, la niña, muy segura, le respondió: ¡es muy fácil! Quitas las pegatinas y las pones en su sitio.

Sin cuestionar la forma de llegar a la solución la niña obtuvo su resultado que era colocar el cubo con los mismos colores, de esta manera hay personas que con un coeficiente intelectual normal pueden llegar a conseguir grandes éxitos a lo largo de su vida.

Muchos estudios han demostrado que a este tipo de personas se les hace más fácil analizar su entorno, adaptarse, comprender lo que le rodea y llegar a solucionar más fácilmente los conflictos en un camino más directo y efectivo en comparación con otros individuos a los cuales les puede pasar totalmente desapercibido.

La pregunta es ¿nos preparan para desarrollar nuestra inteligencia?, viendo todo lo que hemos planteado parece que no, en nuestra vida diaria desde que somos pequeños nos van enseñando a comer, dormir, hacer deberes, ser educados, estudiar y finalmente a trabajar. Pero en este itinerario no parece verse que nos enseñen a enfrentarnos a la vida para actuar con inteligencia. Es algo que vamos desarrollando conscientemente y que a unos se les da mejor que a otros.

Se trata de competencias que como individuos desarrollaremos con las habilidades que vayamos adquiriendo, sin embargo, si se debe incorporar en la educación el conocimiento y reconocimiento de nuestras emociones primarias, como gestionarlas, como desarrollar nuestra empatía, sinergia, escucha activa, flexibilidad, prepararnos para la automotivación y consecución de objetivos.
En oposición a estas competencias y gran aprendizaje se encuentran los listos, que son el conjunto de personas que logran cosas con facilidad y rapidez. Para muchos estudiosos es un nivel muy inferior al de la inteligencia. Pues el logro está visualizado solo por el alcanzar el objetivo sin razonar las causas y consecuencias de un problema ni mirar los beneficios o no de las diferentes soluciones, mirar el camino más rápido y llegar a la meta es su objetivo.

El listo no piensa sobre sus sentimientos ni emociones, no desarrolla competencias, actúa por intuición y de ahí que obtiene sus grandes éxitos por la suerte.
Parece más fácil y ágil el ser listo que inteligente, pero la verdad es que no es así en la actualidad existen muchos test que aplican las empresas, cuyos resultados permiten determinar si una persona es lista o inteligente. Además a nivel social los que se destacan solo por ser listos no son muy bien aceptados tienden a aburrir a los grupos con sus presunciones y poca solidaridad. Mientras que los inteligentes tienen un imán que atraen a las personas y los éxitos, por sus grandes competencias y armonía son seres de atracción con energía positiva.

LEE TAMBIEN LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA INFANCIA

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *