niños

LIMITES EMOCIONALES EN NIÑOS

Los límites emocionales en los niños son en un sentido amplio la  frontera que se utiliza para dividir las conductas aceptadas de las que no lo son  en este caso se podría decir que los límites emocionales serían los parámetros que estipularía cada padre en cómo debe comportarse el niño.

Los niños tienen que tener límites físicos y emocionales, ambos deben estar alineados porque no podemos consentir el daño físico aclamando un cuidado emocional. Nuestro propio ser será el que nos separe del resto del mundo y nos haga únicos en el universo.

El conocimiento será el que guie hacia lo que realmente hace sentir al niños satisfechos por ejemplo: a nivel de las relaciones sentimentales con la familia hay niños que se sienten más llenas con las palabras, otras prefieren los gestos y así sucesivamente, en todo caso es lo que determina el trato hacia nosotros.

Cuando  conocemos todas las habilidades y necesidades de nuestros hijos estamos en la capacidad marcar límites emocionales claros a los niños, sin embargo, cuando esto no ocurre, llega un momento es que aceptamos comportamientos indeseados, maltratos injustos e inclusive una dominancia por parte del niño en situaciones fuera de control.

Para fortalecer sus límites emocionales en los niños debes:

1. Enseña a decir NO, un estado adecuado de lo que puede hacer y hasta donde puede llegar. Tú eres su guía, nadie tiene porque obligarle hacer las cosas, solo el debe saber hasta dónde llegar sin sentir vergüenza o presión alguna. Administra su tiempo de la mejor manera y disfruta de él.

2. Expresar con claridad sus sentimientos y emociones, ser sinceros depende de lo que tenemos y queremos. Que no se sienta mal por decir cuales son sus sentimientos por advertir sobre los acercamientos a su barrera emocional o reclamar cualquier paso del límite. Siempre que diga lo que siente con amor y sinceridad el mensaje será recibido.

3. Nada de mentiras, siempre sitúale en la realidad en lo que está pasando aquí y ahora, con ello evitaremos la hipocresía, no daremos lugar a falsas sonrisas o aceptaciones por miedo a un rechazo, así aprenderá a no perder el contacto con la realidad.

Si quieres que sea respetado por los demás, lo mejor es que se respete a ti mismo. Sólo por el propio respeto que se tenga, inspiraras a los otros a respetarlo.

 COMPLEMENTA ESTA LECTURA CON PRIMERAS EMOCIONES EN LOS NIÑOS

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *