LA PLANIFICACIÓN COMO HÁBITO

La planificación como hábito debe ser parte de nuestro día a día es quizás uno de los minutos más importantes que nos ayudará a conseguir grandes resultados en la vida. No es sólo necesario cuando trabajamos fuera de casa, sino inclusive más cuando estamos dentro del hogar. Pues es en este momento cuando administramos adecuadamente nuestras tareas y el valioso tiempo. Este hábito se le debe enseñar a los niños, un niño planificado es un niño tranquilo, sabe lo que le espera en el día día y va aprendiendo a gestionar su tiempo.

El objetivo principal de la planificación como hábito es fijarnos objetivos y conseguir resultados. Por ejemplo si quiero incrementar mis ventas en un 20% necesito un plan para lograrlo, si deseo hacer una limpieza profunda del área de la cocina requiero una adecuada planificación para no descuidar las demás labores. Muchas personas piensan que esto es algo muy técnico o que solo se requiere para una oficina o un director de empresa, estando totalmente equivocado. Pues lo que hagamos por escrito lo podemos modelar, medir y gestionar. Es como ir a la compra si llevar apuntado nada, de seguro algo se olvida.

La planificación como hábito personal une dos puntos entre sí aquel donde estamos actualmente y aquel donde queremos llegar. En nuestra vida diaria es posible que nos mantengamos en el cuadrante según Stephen Covey de todo lo urgente, es decir, como los bomberos, apagando fuego y atendiendo emergencias.

Una vida cotidiana sobre este escenario crea cansancio, estrés, desgaste físico y mental. Lo cual se nos traduce en frustración e insatisfacción con nuestras propias vidas. Esto se llega a somatizar incluso en dolores musculares, trastornos del sueño y estomacales.

Para crear la planificación como hábito es necesario:

Establecer lista de acción diaria:

En su agenda personal apunte todo lo que desea lograr en el día, en el momento de hacerla tome en cuenta prioridades y tiempo de cada actividad. Por ejemplo no basta con escribir hacer ejercicio, cocinar o ir al médico.  Se necesita poner el tiempo de uso. Es decir, 30 minutos de ejercicio. Para los niños es muy divertido hacer tablas con dibujos en donde ellos se involucren.

Lo importante de este primer punto es que ayuda a mantener nuestra mente centrada en lo que debemos hacer ese día, de este modo evitamos las improvisaciones, la mente esta menos dispersa y le damos el verdadero valor  que tiene el tiempo en el día a día.

Cumpla los tiempos de acción al máximo:

Recuerde que su planificación es suya, que es una cita que tiene usted consigo mismo, que si se sabotea es un acto de infidelidad propia. Sea efectivo, si en sus tareas domésticas está limpiar el armario de 11:00 a.m. a 12:00 m y alguna amiga le pide verse a las 11:30 a.m. no tema decir que no y posponerlo para una hora libre. En el caso de los niños se les puede ir avisando cuando se les va cumpliendo el plazo para acabar una actividad.

Todo lo que usted establezca en su agenda es importante, le aportará valor a usted y lo llenará de satisfacciones cada día. Entonces nunca falte a sus citas.

Flexibilice los tiempos de planificación:

Para cada tarea establezca un plazo de tiempo un poco por encima de lo que estima, si ha dicho hacer ejercicios 30 minutos, apunte 45. Esto le permitirá un patrón de error en caso de que suceda un imprevisto como una llamada telefónica, una visita de improvisto o cualquier extra que pueda suceder.

Trabaje bajo la regla 70%- 30%, es decir, planifique solo el 70% del tiempo disponible y deje un 30% libre. Siempre puede suceder algo que necesite resolver, de esta manera cumplirá con todo y sin estrés.

Planifique sus jornadas de distracción:

La familia, las amistades y el descanso merecen ser parte de su día a día y de su plan de vida. El éxito de la vida también está en que planifiquemos con éxito actividades de recreación y relax. Una buena película, una ida a un parque, leer un buen libro, visitar a un buen amigo, pueden ser alguna de las actividades de esparcimiento que nos permitan repuntar y salir de la monotonía.Los niños requieren actividades y jornadas de diversión, contacto con la naturaleza y deporte.

Hasta aquí por ahora, espero que continúen haciendo un uso efectivo del tiempo, que caminen siempre hacia el futuro maximizando el presente y haciendo del día a día  una experiencia única y enriquecedora.  Construir nuestro éxito es la mayor fortuna que podemos obtener.

 

LEE TAMBIEN PLANIFICATE CON ÉXITO

 

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *