meditación

LA MEDITACIÓN PARA EL AUTOCONOCIMIENTO…UN USO DE LA IE

Todos estos son términos que además de estar de moda son ahora muy útiles en los tiempos que vivimos. Meditación, autoconocimiento, inteligencia emocional (IE), son un complemento perfecto para el bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos.

Definiendo en forma general lo que es la meditación se puede decir que es una técnica milenaria cuyo origen fue en la india, tiene como objetivo calmar la mente y equilibrar los sentimientos y emociones, reconociéndolos y aceptándolos sin juzgar, ni esperar que nada suceda, es decir, que contribuye a conocernos a nosotros mismos, a lo que nos rodea con bondad, amabilidad y aceptación.

Existen muchos tipos de meditación, son más de cien, razón por la cual no me detendré a explicar cada uno, si debemos saber que hay desde repetir mantras, hasta centrar la atención en la respiración.

Un aspecto importante es que no se debe confundir meditación con relajación y aquí entra nuestro termino de autoconocimiento, cuando meditamos alcanzamos niveles elevados de autoconocimiento, reconozco todo lo que pasa dentro y fuera de mí, sea agradable o desagradable y no busco cambiar nada, sino aceptar. Esto es lo mismo que hacemos cuando comenzamos a desarrollar esta competencia en inteligencia emocional.

Es cierto que a través de la meditación se consigue como consecuencia de su práctica reducir los niveles de estrés y gestionar mejor las emociones, lo cual repercute positivamente en la salud física y psicológica de las personas.

El autoconocimiento o autoconciencia como lo defino en mi libro “Educar con disciplina y Amor”. Padres emocionalmente inteligentes. Quiere decir, comprenderse a uno mismo por medio de la razón, con la finalidad de ser independientes, tomar decisiones, conocer sus propias fortalezas y debilidades, gestionar las  emociones, desarrollar la empatía y para ello se necesita de conciencia emocional, valoración personal y confianza.

La relación que existe entre la meditación, el autoconocimiento y la inteligencia emocional radica en esto último justamente en que a través de la práctica de la meditación logramos desarrollar estos componentes (conciencia emocional, valoración personal y confianza) de manera espontánea lo cual se traduce en un logro para el bienestar integral de las personas.

Daniel Goleman, famoso psicólogo de Estados Unidos al cual admiro, respeto y siempre cito en mis estudios nos habla de la importancia de la meditación y reafirma que no es nada nuevo, que de hecho el realiza la meditación contemplativa desde hace muchos años.

Este reconocido estudioso de la inteligencia emocional, famoso por su libro Inteligencia Emocional y la Práctica de la Inteligencia Emocional ha trabajado la inteligencia emocional y el mindfulness desde empresarios hasta el ámbito educativo.

En su libro Los Beneficios de la Meditación se tratan aspectos relacionados con la meditación y el mindfulness, hace cierta mención a como se han convertido en una especie de medicina para todo aquello que preocupa a los individuos desde lo personal hasta lo profesional.

Es importante la aclaración que hace sobre la práctica de la meditación y mindfulness mencionando que los verdaderos beneficios de la meditación se dan en las transformaciones de nuestros rasgos de personalidad.

Goleman y Davidson autores de este libro (Los Beneficios de la Meditación) demuestran que, más que largas horas de dedicación, se requiere una práctica diligente que incluya retiros con un maestro o una mirada más desapegada hacia uno mismo (aspectos no contemplados en las versiones más superficiales del entrenamiento mental). Profundizando en los últimos estudios realizados en el laboratorio de Richard Davidson, los autores delinean una nueva metodología capaz de desarrollar una mayor variedad de técnicas que nos ayudarán a obtener un alto beneficio de la práctica.

Innumerables autores y especialistas coinciden en que a través de la meditación se logra la autoconciencia y gracias a estos niveles se obtiene el desarrollo de las competencias emocionales (autoconocimiento, autocontrol, motivación, empatía y habilidades sociales).

Como dijo Carl Jung: “Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamaras destino”, la invitación a despertar al inconsciente para conocer la consciencia desde la meditación, lograr una autoconsciencia sana y benevolente con nosotros mismos.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *