educacion

LA FAMILIA PRIMER ENTE SOCIALIZADOR

Desde que los niños nacen e incluso antes son las personas que más ilusión, cariño, amor y anhelo producen en las familias, acompañado esto de la mayor responsabilidad que sin duda tienen los padres en la espera y en el momento de afrontar el nacimiento.

La mayoría no nos sentimos preparados para afrontar ese rol, de hecho siempre lo repito en todas mis charlas y cursos: “Ser padres es la única carrera que nos otorgan primero el título y luego la cursamos”.

Como adultos, los padres nos sentimos plenamente responsables de la trasmisión de valores que propiciará que la sociedad en la que los más pequeños viven y vivirán, sea la más adecuada para ellos. Es aquí donde nos podemos considerar pieza clave en el desarrollo futuro de nuestros hijos.

Ser padre o madre Se afronta como una vivencia plagada de aprendizajes, vivencias agradables, algunas no tantos y hasta renuncias. Esto adquiere especial relevancia para aquellas mujeres, que en ocasiones siguen encantadas el rol de madres abnegadas a dejarlo todo por ser madres. Evidentemente la progresiva incorporación de las mujeres en el campo laboral ha debilitado este patrón de conducta y llevado a las madres a crear nuevas formas de actuación.

En otro orden de ideas, las renuncias que anuncian los padres van más allá de la parte económica, se involucra el descanso, actividades de recreación y tiempo libre, entre otras cosas.

Esto hace que en algunos hogares aún se encuentren marcados diferenciación por género: padres con un autoritarismo marcado involucrados en el sostenimiento económico del hogar; madres en la presencia constante de asuntos escolares y desarrollo de las labores del hogar.

En cualquiera que sea la dinámica familiar los puntos que más defienden las familias es que como adultos son conscientes de la responsabilidad como padres que tienen de educar desde casa. Es en el hogar donde se aprende a convivir en sociedad, los valores y la prioridad de cada uno, la comunicación, la gestión emocional.

De un pequeño estudio que se hizo con padres de niños de hasta siete años en la fundación de ayuda contra la drogadicción se destacó:

  • Los padres y adres no saben describir un modelo educativo.
  • Manifiestan que actúan sin estar claros si lo que hacen está o no adecuado a la sociedad actual.
  • Reivindican la educación que ellos recibieron.
  • Tienen dudas sobre su “poder educar”, sienten que la sociedad, con valores contrarios, “puede más”.
  • Existe una limitante clara para ellos, las exigencias sociales.
  • Confían en que los valores familiares pueden proteger a los niños frente a otros comportamientos sociales.

En resumen y muy aparte de este estudio creo que en conjunto los padres estamos convencidos en que la educación familiar es la que resulta esencial para nuestros hijos y los valores familiares son los que prioritariamente se deben defender.

En este sentido la conciencia y el buen actuar de los padres ha de ser reflejada en los comportamientos sociales y en una mejor convivencia entre iguales y en general en toda una sociedad que cultive aspectos socializadores que busque el beneficio de todos.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *