inteligencia emocional

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN PADRES

La inteligencia emocional en padres es en la actualidad un elemento muy tratado en consultas de psicología, coach y consultoría infantil pues permite medir el grado de interrelación que tienen los padres con sus hijos, es necesario también conocer cómo se relacionan con ellos mismos, es decir su capacidad interna de resolver sus propios conflictos y llevarse bien con sus hijos.

La inteligencia emocional en padres se escapa del coeficiente intelectual, no siempre el mejor alumno es el más inteligente emocionalmente, ni el más social, es más, muchas veces  ocurre que los más capaces intelectualmente hablando, son los que pueden presentar un nivel de inteligencia emocional más bajo. Esto ocurre porque en la inteligencia emocional además de evaluarse capacidades técnicas, se evalúan capacidades sociales.

Ahora bien entendamos que cada uno de nosotros como ser único en el universo posee sus propias capacidades y competencias, sobre ellas es que hay que trabajar para mejorar la inteligencia emocional individual. Albert Einstein físico alemán lo dijo: “Todo el mundo es un genio, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a un árbol, pasará el resto de su vida creyendo que es un idiota”.

     Partiendo de esta premisa optimicemos la inteligencia emocional en padres a través de:

  1. Sé el promotor de tu propia vida. Siempre que sigas tu vida por tus propios deseos y motivaciones estarás en el lugar correcto. Cuando alguien sigue su vida basada en los apegos de otros u objetivos de terceros nunca tendrá la posibilidad de ganar y crecer por si sola.
  2. Gestiona tus propias emociones. Todos padecemos de ira, alegría, tristeza y rabia, son las emociones básicas que conocemos desde que nacemos. El éxito está en conocer y reconocer cada una de ellas para canalizarlas adecuadamente para aumentar nuestras capacidades.
  3. Asume con optimismo las críticas. Reaccionar con positivismo ante los puntos de vista de tus hijosnos hace más fuertes y nos comprueba que el camino no es fácil solo que hay que seguirlo con numerosos obstáculos. Lo mejor es enfrentarse con madurez y valentía y tratar de aprender de la experiencia.
  4. La empatía el mejor amigo. Cálzate en la horma de quien te está hablando y comprende cómo es su punto de vista. Recuerda que poniéndonos en el lugar de otros  es la única manera que tenemos para entender a quienes no rodean. Esto no significa que al entender aceptamos, pero el reconocer algo ya nos hace más sabio.

Siempre que trabajemos sobre nuestra inteligencia emocional estaremos mejorando las competencias personales y desarrollando aún más nuestras aptitudes sociales. Un fuerte abrazo para todos y hasta una nueva oportunidad.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *