comportamiento infantil

HABITOS DE ESTUDIO Y LA RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES

Los niños deben estudiar solos, aprender hacerlo es la introducción de hábitos de estudio y la responsabilidad de los padres dentro de la vida del  niño, es obligación de los progenitores, de un tutor o guía enseñarles los métodos para poder lograr actividad de forma satisfactoria.

Cometemos muchas veces el error de quedarnos en la fase de estudiar con ellos porque así nos aseguramos que lo harán y además lo harán bien, pero esto es un resultado satisfactorio a corto plazo, los niños crecen, los deberes y obligaciones también, y que vamos hacer cuando nuestro pequeño que antes tenía 6 años tenga 15, ¿vamos a seguir estudiando con él bajo una misma metodología?, sin darle la oportunidad de demostrar el potencial que lleva por dentro.

Joan Domènech plantea que los padres deben acompañar el aprendizaje de sus hijos, pero resalta que hay una serie de aptitudes cuya enseñanza concierne a la escuela y si los padres tratan de hacerlo, interfieren en el aprendizaje. Cito: “Los padres no tienen que enseñar a los hijos a multiplicar ni comprarles cuadernos para practicar multiplicaciones porque eso es cosa de la escuela; lo que compete a los padres es compartir con sus hijos situaciones cotidianas en que las operaciones matemáticas deban utilizarse, como ir a la compra, hacer cálculos aproximativos de si tienen bastante dinero para comprar algún artículo, etcétera”. Esto se traduce en una puesta en práctica de lo aprendido en clase. Indagar y conocer sobre lo que está viendo el niño para ayudarlo a ponerlo en práctica.

Los adolescentes de ahora no saben en su mayoría estudiar porque hasta cierta edad se hizo con ellos y luego los soltamos ahí sin más, a ver ya eres mayor tu puedes, es tu obligación y cosas así por el estilo, pero muy a pesar de todos esto casi nunca funciona o no en todas las materias por ejemplo. Además no consiguen enlazar la importancia de lo aprendido con el día a día.

Queridos padres es importante recordar que el estudio es un medio para desarrollar capacidades, una base para crecer, es un trabajo y como tal debe hacerse y hacerse bien. Es la primera forma de enfrentarnos a la responsabilidad. Cuando vas a trabajar si lo haces fuera de casa, no llegas a la hora que te apetece, ni te vas cuando quieres, porque tienes normas y responsabilidades, lo mismo ocurre con las amas de casa no cocinas solo cuando quieres, sino lo haces cuando debes, pues a esto me refiero a que los hijos deben estar enseñados con la misma responsabilidad que tienen sus padres.

Hay que enseñarle a los hijos la importancia del estudio desde sus propias capacidades, esto es concientizarlos sobre los ¿para qué es útil estudiar?, ¿qué logras si estudias?, ¿los beneficios o perdidas de hacerlo o no?, en esto radica el trabajo de nosotros en el hogar. Entiéndase bien enseñar….no hablar.

En nisainforma se publicó “El éxito en la vida depende en un 20% del cociente intelectual y un 80% de la inteligencia emocional”, cosa con la cual estoy totalmente de acuerdo, porque como Directora de Recursos Humanos que fui durante varios años, en los procesos de selección se toman muy en cuenta los aspectos relacionados con: autoestima, motivación, autoconocimiento, autocontrol, aptitudes, actitudes, comunicación, pro actividad, resolución de conflictos, gestión de emociones entre otros. Pero una cosa lleva a la otra un niño o adolescente que no sea capaz de resolver un conflicto tolerar una frustración no podrá afrontar dificultades con una materia, o la suspensión de un examen para el cual haya estudiado aunque no lo suficiente.

El trabajo de los padres consistirá en estimular mediante motivos válidos para el niño o el adolescente, la voluntad de aprender, de mejorar como persona,  a fin de que aprenda a trabajar a través de planes de estudio, estrategias de memorización, síntesis y análisis, de esta forma si se puede pasar a la fase de exigencia.

Existen técnicas de estudio que se pueden poner en práctica en casa y que se le enseñan a los niños para que ellos adquieran habilidades y destrezas y logren desarrollar sus propios métodos, entre estas se encuentran:

  1. Estrategias de organización.Aquí abarcamos el lugar de trabajo, el material y el tiempo que estudio.
  1. Estrategias de estudio. Se aplica la lectura, organización de conceptos, resúmenes, preguntas sobre las dudas y la revisión general del tema a estudiar.

El mayor problema que observo es que se le deja a los niños desarrollar malos hábitos de estudio, y estos son postergar las horas o días de estudio, evitar, no tomar tareas, no tomar apunes, no realizar preguntas sobre las dudas, dejar todo para el día antes. Los resultados niveles académicos bajos, desmotivación traducido en poco interés.

Otro inconveniente que existe en el momento en que se valoran los hábitos de estudio es que no existe coordinación, el sitio de trabajo, como está planificada la jornada de estudio, el espacio, la luz, ruido y agentes de distracción son un factor clave para  los resultados. Esto se le debe enseñar al niño desde muy pequeño, ya lo propone así la Psicopedagoga María Concepción Luengo del Pino.

Si desde que se escolariza el niño delimitamos áreas y establecemos las normas para la hora de estudiar, el niño lo aprenderá y el adolescente lo pondrá en práctica de forma automática como hábito que ya está implantado. Me sorprendo cuando me entero de los que estudian en la cama, en el sofá con la televisión, jugando con la  video consola o con el móvil al lado, y así pasan horas con el libro abierto, luego llega el examen, suspenden y dicen, no se me da bien esto del estudio, no es lo mío.

Pero no es que no se le dé bien, es que no lo has hecho bien.

 

Queridos padres formemos hábitos sanos de estudio, enséñale a tu hijo el lugar adecuado con las características adecuadas, dale todas las herramientas que necesite, enséñalo como se hace, practícalo mucho y déjalo solo cuando estés seguro que lo sabe hacer bien, lucha junto a él para su autonomía,  supervísalo y enséñalo a que se autoevalúe. Foméntale su independencia y autogestión eso es crucial para desarrollar su inteligencia intelectual y emocional.

Te propongo el siguiente ensayo para el aprendizaje de tu hijo, cambia el pensamiento tuyo y de tu hijo si es necesario, porque se tiene la idea errada que con hacer los ejercicios y cumplir ya están los deberes y la responsabilidad, pero si vamos más allá obtendremos mejores resultados; los pasos para obtener mejores resultados son:

  1. Enséñale a tu hijo a que en cole entienda la lección, y si tiene que preguntar, lo haga las veces que sea necesario para aclarar las dudas.
  1. Se estudia la pregunta que tenga para casa, se indaga que preguntan de que va el tema sobre la pregunta, se lee, estudia y verifica que se entienda.

 

  1. Se responde por escrito la pregunta con el contenido del libro.

 

  1. Se repasa la respuesta, se lee, corrige si es necesario.

 

  1. Se esquematiza el tema sobre los que se han hecho los ejercicios.

 

  1. Se van repasando todos los días el esquema, preguntas y respuestas.

 

  1. Se hace el control el día que toque.

 

Los resultados siguiendo esta metodología son sorprendentes y el trabajo aunque parece muy largo en la práctica y con el desempeño diario no lo es, una vez se aprende hacer se logra la especialización y se hace automático. Suerte y hasta una próxima. Comparte este publicación y ayudemos a otros padres.

 

COMPLEMENTA CON LAS 5 “C” PARA EDUCAR CON HÁBITOS Y AMOR

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *