colegio

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

La  enseñanza y aprendizaje  de los hijos forma parte de nuestras vidas y más por nuestros hijos que apenas comienzan el transito por la vida es un proceso continuo por medio del cual se adquieren o modifican nuevas conductas, conocimientos, valores, habilidades, destrezas o paradigmas.

Es necesario que siempre el aprendizaje y enseñanza estén alineados con la actitud de padres e hijos, de esta forma la actuación del individuo será el resultado de los pensamientos y deseos materializados.

Actualmente se concibe que la enseñanza y aprendizaje  formen parte del cambio de conducta que van experimentando los hijos  frente a su propia experiencia, evolucionando, modificando y adquiriendo nuevas estrategias para alcanzar el logro. Significa que de la imagen que se formen los hijos de ellos, asi se comportaran. Por sto se deben evtar las etiquetas.

De esta forma como lo dijo Sthephen Covey en una entrevista cada individuo puede construir su propio potencial interno a través del desarrollo de una serie de valores que pueden convertirse en hábitos. Por ejemplo todos tenemos la capacidad de ser proactivos, creando espacios entre el estímulo y la respuesta para elegir la actitud más conveniente en cada momento. Ese espacio es la conciencia a partir de la cual se pueden tomar las decisiones que sean convenientes. Es aquí cuando se tiene la libertad de escoger el papel de víctima o de protagonista. Educa con proactividad, enseña con proactividad y tendrás hijos proactivos.

Se debe entender el término aprendizaje como algo que va más allá de los elementos conceptuales y del conocimiento científico, se deben enfocar hacia algo que parte desde el pensamiento y se extiende hasta la conducta. De esta forma se podrá conseguir el éxito. Si deseamos ser individuos proactivos tenemos que tener total y absoluto control sobre nuestras conductas y ser responsables de cada acto que cometemos sea bueno o malo.

El éxito será el resultado de la gestión de un conjunto de conocimientos, sentimientos, emociones, aprendizajes y enseñanzas que tiene un individuo, acompañado de la libertad de escoger frente a las acciones proactivas o reactivas que asuma cada individuo.

La actitud es un elemento determinante entre la enseñanza, aprendizaje y el éxito, es importante que cada individuo reconozca el área de oportunidad en la que se puede manejar. Las competencias necesarias para el éxito varían según el área, la categoría laboral, o las características del individuo. Por ejemplo la confidencialidad en los médicos, la escucha activa, procesos de retroalimentación entre padres, maestros y directores de escuela. En este sentido cada profesional o según el rol que se desempeñe en un área determinada se deben adquirir habilidades y conocimientos específicos que conformaran las competencias de una persona.

Además, estas competencias claves deben adaptarse a cada realidad concreta de la persona. Cada individuo posee su ecología de aprendizaje y por ende sus propios patrones de retroalimentación. Más de trescientos estudios patrocinados por diferentes empresas señalan que la excelencia depende más de las competencias emocionales que de las capacidades cognitivas.

Esto significa que es evidente que la creación de competencias individuales y gestión de emociones son ya un elemento medible, gestionable y que compite con las áreas del conocimiento. Para poner un ejemplo de ello es importante trasladarse al sector de las ventas para su selección en las empresas el pensamiento analítico llega a ocupar el tercer lugar después de la capacidad de influir y la motivación al logro.
Por si sola la parte intelectual no lleva al éxito a menos que se sea capaz de persuadir a otros sobre elementos relacionados. Por ejemplo un genio reticente puede tener todas las respuestas a cualquier problema en su cabeza pero si no ha aprendido a expresarse no serán conocidas por nadie.

Es el momento de aprender y desaprender si es necesario, es tiempo de reflexionar sobre que nos hace falta mejorar, que necesitamos incorporar a nuestras conductas y de que nos tenemos que desprender para poder alcanzar el éxito. Siempre se debe recordar que todos los días hay algo que aprender que aunque se sepa mucho de algo es probable no saber nada de muchas cosas.

La modificación de conducta para incorporar nuevas competencias demuestra la capacidad de aprendizaje que se tiene y como de ello dependerá el camino al éxito de cualquier individuo. Cada día más son las empresas que buscan no solo técnicos y genios para sus departamentos sino personas capaz de trabajar en equipo y retroalimentarse. En la educación es cada vez más palpable como se desarrollan programas de integración grupal y prácticas de Outdoor.

Es el momento de la enseñanza y aprendizaje para tener éxito.

PUEDES LEER TAMBIEN ENSEÑAR AL NIÑO A PENSAR

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *