empatia

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD

Desarrollar la empatía y asertividad desde un punto de vista general es la capacidad que tiene un individuo para reconocer estados de ánimo y sentimientos en otras personas y partiendo de esto comunicarse adecuadamente diciendo lo que piensa y respetando lo que piensan los demás. Es una manera de involucrarse efectivamente con otros a fin de compartir la realidad que afecta a otros.

Cuando se van desarrollando estas competencias de empatia y asertividad se dice que somos capaces de leer a otros, de interpretar entre líneas, de analizarlos y conocerlos de tal manera que se sabe cuáles son sus pensamientos y expectativas en un momento determinado.

En un curso de formación que di hace algún tiempo implemente una práctica que consistía en quitarse los zapatos, cerrar los ojos y en ese momento se les cambiaban los zapatos a los participantes, se les pedía que se los colocaran y abrieran los ojos y caminaran con estos. Al realizar esta práctica debían decir lo que experimentaban, que sentían, que pensaban, que percibían de su alrededor; al mismo tiemplo el grupo los observaba y se comentaba sobre el lenguaje no verbal y el comportamiento del participante.

Los comentarios de la práctica eran totalmente homogéneos todos manifestaban sentirse incomodos, apenados, con vergüenza, ridículos, algunos molestos, otros simplemente indiferentes, hubo quienes solo dijeron raros. Y la otra parte que observaba a los que caminaban en su turno percibían lo mismo en su comportamiento no verbal. Este pequeño ejercicio nos demostró que nos podemos poner en el lugar de otros y que una vez que comencemos a practicar seremos capaces de reconocer en otras personas sentimientos y emociones.

Somos seres sociales, nacemos de una familia, vamos a un colegio, luego al instituto y así hasta la universidad, crecemos rodeados de familiares, vecinos y amigos; todos con sentimientos, emociones, experiencias, opiniones y deseos que pueden o no coincidir con los nuestros.

Ser capaces de detectar de forma natural y espontánea que es lo que piensan, sienten, perciben y desean los demás, es sencillamente un arte. No es usual expresar en forma verbal las emociones, lo normal es esconderlas, en especial las negativas. Se suele intimar solo con quienes nos conocen desde hace un tiempo o familiares y amigos muy cercanos.

A pesar de este comportamiento está demostrado que las emociones no solo se muestran a través de las expresiones verbales, sino que por medio de nuestros gestos manifestamos nuestros sentimientos. De aqui la importancia de desarrollar la empatia y asertividad  para relacionarnos.

El investigador Charles Darwin propuso que para expresar una emoción cada especie realiza sus propios gestos y movimientos faciales. Descubrió que las emociones más primarias como el miedo son más amplias debido a la utilidad que pueden tener para garantizar la supervivencia del individuo.

En este mismo orden de días las investigaciones revelan que un 90% de los mensajes emocionales son de naturaleza no verbal. Es decir, que se captan a través del inconsciente. Las personas empáticas, tienen una predisposición marcada a reaccionar emocionalmente ante estas señales, entrando en analogía directa con la persona con la que se está relacionando.

Para poder desarrollar la empatia y asertividad debemos considerar los siguientes aspectos:

1. Ser conscientes de que los demás pueden actuar diferente a nosotros mismos. Aunque la empatía es un proceso inconsciente hay que estar claros que no todos pensamos ni nos comportamos igual.

2. La empatía es diferente a la compasión, la primera consiste en ponerse en el lugar del otro, entenderlo y prestarle el apoyo que necesita, la segunda es sentir lastima y automáticamente nos situaría en un nivel superior de la persona.

3. Hay que aprender a escuchar a los demás, observar sus gestos, su cara y todo el lenguaje que utiliza, esto permitirá detectar los estados de ánimo en un momento determinado.

4. Vivir con una amplia visión social, quien viven encerrado en su burbuja no desarrolla la empatía porque no es capaz de ver más allá de su mundo.

5. Conocer bien a quienes nos rodean, es la clave fundamental para la empatía así se percibirá cualquier estado de ánimo que salga de lo normal.

6. Mantener siempre el respeto ante los sentimientos y emociones de otras personas, la empatía es ponerse en su lugar, estar a su lado y ayudarlos a salir de donde se encuentra.

La invitación para todos es para un mejor convivir, atendamos a otros como nos gustaría que nos atendieran, miremos en el interior de los demás para poder sacar nuestro mejor yo y ponerlos en el sitio de quienes nos rodean. No estamos solos en el mundo, no somos ni más ni menos que nadie somos. Mientras más leemos en los demás y más ayudemos a otros a encontrar el camino adecuado.

TE PUEDE INTERESAR COMPRENDE A TUS HIJOS PARA QUE TE COMPRENDAN

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *