frases

EL PODER DE LAS PALABRAS EN LA COMUNICACIÓN

Todo lo que decimos se  convierte en un espejo nuestro y el poder de las palabras en la comunicación son de tanto peso que serán el reflejo de lo que somos.

Es preciso que al comunicarnos no nos dejemos llevar por nuestra mente ni por nuestras emociones, la mente paradójicamente hablando es lo más demente que tenemos, de esta forma las palabras pueden ser muchas veces duras. Pero lo importante es saberlas ubicar de tal forma que se expresen adecuadamente y se diga un si o un no bien correspondido y sin remordimiento.

 William Ury escribió: “El arte de liderar no está en decir “sí”, sino en saber decir “no”. Muchas veces no logramos decir “no” cuando deseamos hacerlo y sabemos que deberíamos”.

El poder de las palabras es tan duro que debemos considerar a la persona con quien nos estamos comunicando y lo que queremos trasmitir tambien es importante tener presente:

  1. Ver a nuestro interlocutor de igual a igual. No debemos idealizar a nadie, cuando idealizamos a la otra persona la estamos colocando en un lugar superior al nuestro y  esto lleva a relaciones de soberbia – humillación.
  1. Aceptar las palabras, tal cual vengan.No se debe reaccionar negativamente ante las palabras de la gente, no recibir aquello que nos pueda lastimar, agradecer lo que nos pueda beneficiar y aceptar lo que nos queda mejorar debe ser el objetivo.

En los escenarios de comunicación siempre suelen darse barreras de comunicación que muchas veces dan lugar a una mala interpretación del mensaje que se quiere trasmitir. Cuando tenemos un día pesado, estamos con algún problema de salud o nos ha ocurrido algo significativo nuestro cerebro nos suele hacer malas jugadas y muchas veces en conjunto con las emociones no se reciben adecuadamente los mensajes. Es importante siempre estar alerta ante estas situaciones.

En algún momento lo dijo Alfonso Sastre:”Las palabras no sólo se ven o se oyen, sino que además brillan.” Partiendo de aquí es tiempo de bendecir amigos y de emitir palabras de aliento, de sabiduría y poder y fe, de vida.

 LEE TAMBIEN EL BENEFICIO DE MEDIR LAS PALABRAS

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *