consultoria infantil

EL PAPEL DE LA HUMILDAD EN LAS RELACIONES

El papel de la humildad en las relaciones es un tema que se debe tratar en toda la sociedad y sobre todo en el ámbito de las relaciones interpersonales, comencemos hablando del  antónimo a la soberbia que viene siendo la tan difícil de conseguir pero amiga de todos, la humildad.

Solo quien es capaz de ejercer la humildad es bienaventurado en su esencia. Para poder disfrutar de dicha virtud es preciso que partamos de nuestras propias limitaciones. Si sabemos cuáles son nuestras debilidades podremos afianzar nuestras fortalezas.

Ser humilde no está relacionado con el dinero o la clase social, se refiere a una virtud que hay quienes la desarrollan y otros que no. Bien lo Dijo Mahatma Gandhi: “procura ser tan grande que todos quieran alcanzarte y tan humilde que todos quieran estar contigo”, este es el secreto para saber cuál es el papel de la humildad en las relaciones. Dale un vistazo al video y te comento la importancia de educar con humildad.

 Las exigencias sociales, los deseos de superación y la competitividad mal empleada nos han llevado a un punto en el cual la arrogancia, el presumir o la  autoexigencia hacen que nos olvidemos de ser humildes incluso con nosotros mismos.

Siempre que estemos conscientes de nuestras equivocaciones, seremos capaces de enmendar todo lo que sea necesario, en este sentido podremos reconocer nuestras equivocaciones, rectificar y así cada día tendremos mejores relaciones y con ellas el papel de la humildad en las relaciones será positiva.

Entre los beneficios que nos proporciona el papel de la humildad en las relaciones se encuentran:

  1. Conexión con las personas. Cuanto más humildes seamos, más lejos estamos del orgullo, de esta forma valoraremos los aportes de otras personas, conseguiremos los puntos afines y olvidaremos destacar las diferencias.
  2. Incrementa la tolerancia. Cuando reconocemos que tenemos diferentes puntos de vista, que nuestro estilo de vida no es el único válido y que aunque seamos criticados somos capaces de atender a los llamados y valorar los puntos de vista de quienes no rodea, estamos incrementando la flexibilidad y abriendo nuestros puntos de vista.
  3. Aumenta el respeto. La prepotencia es la enemiga de la humildad. Cuanto más estemos abiertos a admirar y agradecer a quienes nos rodean más respetuosos y respetados seremos. Errar es de humanos, pero recapacitar lo es aun más. No importa la edad, el tiempo que haya pasado o lo difícil de la situación, siempre que desplacemos al orgullo por la humildad el respeto reinara.

Hoy es un excelente día para abrir nuestras relaciones al camino del éxito, la felicidad en compañía del respeto y hacer de nuestra vida un ambiente libre de orgullos e incomodidades.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *