familia

EL MITO DE LOS PADRES

Muchas personas piensan que para tener éxito es suficiente con ser bueno en algo, esto ya se convierte en un mito del éxito…atención… el mito de los padres nace porque simplemente es parte oculta de lo que la gente no ve y de aqui que muchos padres se convierten en los propios mitos de sus cuentos, es como cuando las historias de hadas y caballeros maravillosos que nos contaban nuestros padres, lo mismo somos para nuestros hijos. 

Las padres que se creen autosuficientes y merecedoras del éxito por saber un conjunto de actividades o dominar cierta área del conocimiento están cada día más alejados del éxito, los hijos de ahora quieren  un líder que sepa lo que les gusta, un padre que se compenetre con sus gustos y preferencias, que logre una sinergia y unos resultados que sean la suma del esfuerzo de un todo, aqui la importancia de los hábitos y la inteligencia emocional.

En esta era donde las redes sociales, profesionales, la comunidad on – line y la tecnología es base fundamental de cualquier actividad, se debe poseer un pensamiento integro de cooperación, de trabajo bajo la filosofía del networking que es donde se unen cada vez más un conjunto de personas, profesionales, empresarios y comerciales que se reconocen por un conjunto de ideas y conocimientos similares a fin de poder reunirse y crear nuevas oportunidades en beneficios de ambos. Es por eso que vemos como cada día son más las escuelas y grupos para padres.

Esto quiere decir que aquellos padres que dicen “Yo solo he construido esto”, “No tengo nada que agradecer, todo es producto de mi esfuerzo”. Son padres egoístas como los malos de los cuentos ….cuidado el mito de los padres puede ser bueno o malo porque  no solo considera la ayuda recibida en cualquier ámbito, sino que se encuentra rodeado de un mundo, tanto como para evaluar quien  lo ayudó a ser quien es.

Todo logro y éxito conseguido por cualquier persona es el resultado del esfuerzo de varias personas inclusive los grandes famosos que han recorrido el mundo gracias a sus triunfos, sino basta con recordar a Bill Gates quien tuvo a su amigo Paul Allen en la creación de Microsoft; Steve Jobs siempre estuvo avalado por Steve Wozniak en la popularización del ordenador personal. En tiempos más cercanos el presidente Obama no llegó a donde está ahora construyendo él solo una campaña y diciendo a donde podría llegar y que podría hacer luego de ganar.

Esto quiere decir que un gran equipo nos lleva al camino correcto del éxito, y esta filosofia debe ser enseñada a los niños desde pequeños, cuando una empresa se encuentra en problemas, acude primeramente a su talento humano para poder salir de la crisis, luego buscará fuentes externas que le permitan replantearse otros mecanismos de acción. Lo mismo ocurre con nosotros cuando tenemos problemas, buscamos ayuda y consejos en nuestros familiares y amigos y de ahí podemos partir para continuar adelante.

Es importante tener presente ese gran dicho que hasta en esta época se sigue poniendo en práctica, ese que dice “dime con quién andas y te diré quien eres”. Éste nos permite reflexionar sobre el hecho que somos el mismo reflejo de nuestros pares iguales, con los cuales hacemos equipo.

El termino equipo hay que hacerlo extensivo hasta nuestros amigos, familiares y conocidos, es decir, todo lo que conforme tu equipo de vida. Es tan determinante este equipo que muchas veces ejerce más influencia que nuestra propia familia, este caso es muy palpable en la época de la adolescencia que fue cuando nos identificamos con nuestros amigos, y tenemos cierta debilidad por nuestros ídolos.

Independientemente del equipo que se hable, lo relevante viene determinado porque todas las personas de quienes estamos rodeados nos generan información, apoyo, cooperación, opiniones y sugerencias, que de una u otra forma influyen en el rumbo que se tome en la vida. Es decir que se debe practicar con inteligencia la integración grupal que escojamos, siempre viendo lo que sea beneficioso para nuestra mente, corazón y vida sea profesional, personal o laboral.

Cuanto más efectivas sean nuestras relaciones más efectos multiplicadores positivos tendremos y más depósitos emocionales podremos cargar a nuestra cuenta emocional, de esta forma primero que nada multiplicaremos nuestro crecimiento personal. Nunca abandonemos a nuestros hijos en esta enseñanza, seamos un ejemplo.

En definitiva el mundo del éxito es un mundo sinérgico, proviene de personas que trabajan en equipo, en donde el éxito parte de la idea de obtener una victoria publica para ir por la victoria privada, en estas épocas somos interdependientes, capaces de establecer acuerdos ganar – ganar , donde nos cambiamos el sombrero para tomar las decisiones adecuadas; y donde ya los yoistas no tienen participación.

ESTA LECTURA: EL PAPEL DE LA HUMILDAD EN LAS RELACIONES COMO PADRES

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *