desorden en adolescentes

EL DESORDEN Y LAS EMOCIONES

El desorden y las emociones están muy ligadas entre sí. Las personas que son desordenadas en rangos normales como un día no hacer la cama, o fregar los platos y no guardarlos de inmediato o no tener toda la ropa planchada, son personas que según el organismo IDEA (Acta para la Educación para Individuos con Discapacidades), cuyas siglas se encuentran en inglés; serían individuos: “con conductas o sentimientos inapropiados bajo circunstancias normales”.

Pero existen las personas al igual que las que sufren de Disonancia Cognitiva, viven en su propia burbuja, se alejan lo más posible de establecer relaciones sociales y no detectan sus problemas ni aceptan la presencia de los mismos porque siempre tienen su justificación perfecta, llegan a tener niveles de descontrol y desorganización que para cualquier persona de afuera son casi inaceptables. Estas personas tienen el desorden y las emociones en estado de alerta.

Existe un trasfondo para el desorden y las emociones muy importante entre los tipos de desorden y las personalidades de quienes lo padecen y estos son  los miedos que tienen los individuos y que lo manifiestan a través de estas conductas sin tener idea de lo que realmente sucede.

Algunos síntomas para saber que nuestro desorden y las emociones necesitan ser atendidas son:

  1. Ausencia de hábitos como horarios para desayunar, comer, cenar, salir a dar un paseo, leer un buen libro o ver un programa interesante.
  2. Desmotivación para mantener nuestro aseo personal, lo que se traduce en falta de higiene personal. Por ejemplo: Sé que debo lavar mi cabello pero no me apetece y no lo hago.
  3. Desorden y acumulación de objetos de cualquier índole en toda la casa sin ser clasificados según su uso.
  4. Desorden y suciedad en la cocina, platos sin lavar, los cajones sin colocar o la grasa pegada por todos lados.
  5. Papeles tirados por todos lados del escritorio sin ser capaz de saber lo que sirve de lo que no y rechazar cualquier cambio porque todo es supuestamente importante.
  6. Desaseo en los baños, objetos sin colocar, moho en las paredes, sucio pegado en los armarios, el lavado y taza con manchas y cualquier señal de descuido.

     Estos y muchos más pueden ser el reflejo de que la persona esté sufriendo de:

  1. Apatía hacia los aspectos de su vida.
  2. Depresión.
  3. Sensación de rechazo ha ser dominado o controlado.
  4. Fragilidad sentimental.
  5. Miedo a relacionarse con terceras personas.
  6. Descontrol de las emociones.
  7. Necesidad de sentir que tiene control.

Todo esto está presente en nuestro entorno se dice que más de un 40% de la sociedad vive bajo estas características, lo importante es revisarnos y tratar de limpiar nuestros hábitos y conductas por nuestro bien y el de quien nos rodea, para el caso de familias con niños pequeños es más delicado porque esas conductas se aprenden en los primeros años de vida.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *