emociones

EDUCAR NIÑOS CON INTELIGENCIA EMOCIONAL

Desde que nacemos traemos con nuestro ser las emociones básicas que nos permiten interactuar con el medio que nos rodea y manifestar lo que necesitamos y sentimos. Las acciones y pensamientos se ven reflejado en el comportamiento que cada uno tiene en un momento determinado. El educar niños con inteligencia emocional ayudara a su desarrollo e interacción social. Aqui te lo explico mejor, mira el video:

 Lo primero que hay que hacer para educar sobre los principios básicos de la inteligencia emocional (conocer y reconocer las emociones propias y de terceros para gestionarlas adecuadamente), partiendo de esto  establecer principios y valores dentro del hogar basados en:

  1. Normas claras y precisas.
  2. Señalar límites permitidos.
  3. Ignorar las llamadas de atención por parte de los niños y reforzar los buenos comportamientos.
  4. Dedicar tiempo con amor y paciencia, el niño necesita ser atendido.
  5. Toda acción debe tener una consecuencia, si hay alguna falta hay que corregirla de inmediato.
  6. Actuar siempre con amor, demostrar amor, es la mejor forma de enseñar, reeducar y valorar.

Hasta los seis meses los niños no son capaces de distinguir lo bueno o malo de sus acciones, a partir de esta edad ya comienzan a percibir los llamados de atención y desarrollan el sentimiento de la rabia manifestándolo abiertamente golpeando, gritando o llorando.

En estos momentos es indispensable la vigilancia de los padres para canalizar esa acción y buscar otro comportamiento. Por ejemplo: si al niño le gusta la luz, en ese momento se le puede mostrar una linterna, a lo que se le distrae de la reacción inadecuada y se logra el control se le debe hablar sobre lo que no debe hacer.

A medida que los niños crecen comienzan a diferenciar las emociones básicas de alegría, tristeza, miedo o rabia. Y en ese momento es imprescindible mostrarles como nacen esas emociones a través de dibujos, muñecos e historias divertidas, esto suele suceder sobre los 2 años cuando ellos van siendo socialmente más activos.

Enseñarles a hablar y a expresarse es muy importante porque eso será un factor clave para la comunicación familiar así pues sobre los  cinco años ellos deben comunicar abiertamente porque están molestos por ejemplo decir: me molesta que no me lleves al parque.

Un principio básico que debe existir en la vida familiar es aprender a colocarse en el lugar de otros, para eso es importante ponerles constantemente en el lugar de otros. Un buen ejercicio es preguntarles ¿Cómo crees que se siente el primo con lo que le dijiste?, ¿Qué harías tu si te dijeran lo mismo que acabas de decir?, de esta manera los enseñaremos a pensar antes de actuar.

La comunicación debe ser efectiva, debemos cerciorarnos de que nos han entendido preguntándoles y constatando que saben de que estamos hablando.

Hasta este momento nos estamos enmarcando en las emociones básicas que son las que están presentes desde el nacimiento y hasta los nueve años aproximadamente sin la presencia de las secundarias. La invitación a actuar siempre sobre valore morales, principios familiares y mucho amor.

COMPLEMENTA ESTA LECTURA CON LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA INFANCIA

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *