Educar en valores

EDUCAR EN VALORES

Educar en valores parece ser el reto de este siglo, educadores, psicólogos, coach y hasta los mismos padres manifiestan que los hijos de ahora son diferentes, que hay resistencia al respeto, a los valores, en fin que los hijos no se dejan educar.

Educar en valores significa proporcionarle al niño o al adolescente  una educación bajo un ambiente de armonía y naturalidad donde se le prepare la vida misma respetando su ritmo de aprendizaje y características individuales.

En la educación y con las personas nada es exacto, todo es cuestionable y variable, por esta razón las personas no somos como la ciencia de exactos.

Los padres que educan con principios y valores se afianzan en querer hacer de sus hijos personas preparadas para la vida cotidiana donde se encontraran con obstáculos, logros y momentos para reflexionar y hacer las cosas de otra manera.

La educación en valores engloba  competencias emocionales y en un conjunto general se encuentran: el respeto, solidaridad, empatía, comunicación asertiva, tolerancia, paciencia y humildad.

Todos estos valores le dan a los niños seguridad, confianza y los van dotando de habilidades sociales que harán de ellos seres sociales adaptados a su entorno.

Para poder educar en valores es primordial que los padres tengan principios y valores personales y familiares, de esta manera se los trasmitirán a sus hijos de forma natural dando el ejemplo a través de sus comportamientos.

Para poder educar en valores deben existir algunos principios de actuación en las relaciones familiares, entre ellos:

  1. Cortesía. Está determinada por la buena educación que tiene una persona, los padres han de ser educados, amables y considerados con sus hijos para poder recibir y proyectar lo mismo.
  2. Tolerancia. Respetar los diferentes puntos de vista y tratar a nuestros hijos como queremos ser tratados deben ser principios fundamentes en la educación. Con la tolerancia también se enseña la obediencia y se estimula la asertividad. Hay que enseñar a los niños a cumplir normas y respetar a las personas independientemente de su condición.
  3. Constancia. Enseñar a los niños a que todo tiene un esfuerzo  ayudará a que aprendan a motivarse para logro de  objetivos, deben asimilar  que en la vida nada es un regalo y que todo tiene sus recompensas. Con este principio también consiguen  tolerar la frustración,  ser agradecidos y bondadosos con quienes le rodean.
  4. Alegría. El optimismo, consideración y agradecimiento deben formar parte de la educación. Tanto padres como hijos tienen el derecho y deber de vivir con emociones positivas que permitan establecer cada día relaciones más amónicas y sólidas.
  5. Honestidad. El hecho de educar con honestidad hará de nuestros hijos seres con autoconfianza y que la trasmitirán a quienes les rodea. Además con este valor se estimula la escucha activa, la comunicación asertiva y el respeto.
  6. Trabajo en equipo. La cooperación dentro del grupo familiar estimula la responsabilidad y la empatía, las cuales son competencias emocionales importantes dentro de la educación y la inteligencia emocional. Hará de nuestros hijos seres trabajadores, motivados y con disposición ayudar.

Estos son solo algunos ejemplos de los principales valores que se pueden incluir dentro de la educación lo más importante de todo es ser coherente con lo que queremos y hacemos, dar un buen ejemplo es principal y como lo dijo Victoria Gómez: “Papá y mamá siempre es mejor equivocarse juntos que acertar por separado”.

La educación es cosa de todos los miembros de la familia y en ellos debe haber acuerdo y cooperación de lo contrario la educación no sería con los principios y valores compartidos. La invitación como siempre a reflexionar sobre lo beneficioso que resulta educar en valores tanto para el desarrollo de nuestros hijos como  para la sociedad en que vivimos. Los beneficios son a largo plazo pero vale la pena esperar.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *