DISONANCIA COGNITIVA

La disonancia cognitiva es más común de lo que muchos creemos está relacionada con un desorden interno a nivel de nuestro sistemas de creencias, ideas y emociones al mantener dos pensamientos simultáneos en conflicto. Alguna vez te has tropezado con personas que se autojustifican o tú mismo en algún momento has tratado de justificar lo que haces, dices o piensas, a pesar de inconsistencias. Cuidado podemos estar en una fase de alerta.

 

Por ejemplo hay personas que afirman “Mi hijo es un santo”, pero se la pasan solucionándoles problemas en el instituto o colegio al hijo por cualquier cosa, pero según son terceras personas las culpables, “soy muy buen padre” pero sus hijos opinan que es un ogro. En este momento el individuo trata de eliminar una de las cogniciones en el primer caso podría ser: los otros niños del colegio o instituto, se meten con mi hijo, mis hijos son unos desconsiderados.

Cuanto más comprometida estén los pensamientos de las personas relacionados con sus creencias o actitudes más difícil será su rechazo hacia la disonancia. Esto muchas veces es percibido por las demás personas e identificado como “terquedad” y lamentablemente llega más allá de eso.

Estas personas además conviven con personas similares y entre ellas pueden inclusive negar o borrar las evidencias para no afrontar las disonancias. Unos padres con estas características, se lo trasmiten a hijos que adoptan los mismos comportamientos.

Con este tipo de personas no se puede discutir porque nunca dejaran de ver más allá de su verdad, buscaran excusas incluso incoherentes para justificar sus actos y dirán frases como: total no le hago daño a nadie con esto…, yo lo digo porque sé que es así…, lo hago porque es mi vida a si la gente me respeta…, no soy el último ni el primero en hacerlo…, es que lo hago porque me lo recomendó un experto que si sabe…, y muchas más como estas.

Muy bien lo explicaba Leon Festringer autor de la Disonancia Cognitiva en los años 1957: “Las personas no soportamos mantener al mismo tiempo dos pensamientos o creencias contradictorias, y automáticamente, justificamos dicha contradicción, aunque para ello sea necesario recurrir a argumentaciones absurdas”.

Las personas que se comportan de esta manera siempre trataran de probar a su favor lo que se ha hecho en un momento determinado. Por ejemplo justificar mi incumplimiento de trabajo o la estafa del amigo.

Alguna de las causas que puede llevar a un individuo a la disonancia cognitiva:

  1. Compromiso con los resultados de sus acciones, deseo justificar de cualquier manera lo que hice. Es mayor la disonancia cuanto más comprometido esté el individuo con la incongruencia.
  2. Mantener una imagen positiva de sí mismo aparentando ser personas profesionales, estudiosas, cultas, maduras, coherentes, son típicas las que intervienen diciendo en cualquier tema: yo leí y esto está relacionado con…, si no es avalado por expertos no me confío, yo de ese tema siempre he estudiado, etc.
  3. Negar las disonancias que se puedan presentar para no quebrantar la armonía que existe en su imagen mental entre el yo y su familia, amigos, pareja, hijos, etc.

Queridos padres alerta con lo que decimos, pensamos, hacemos y de quienes nos rodeamos, por lastimoso que pueda suceder es mejor mantenerse al margen de este tipo de personas, antes que caer en su burbuja y comenzar a vivir una eterna mentira justificada.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *