educar sin gristos

DIFERENCIAS ENTRE CONSECUENCIAS LOGICAS Y CASTIGOS

Las consecuencias lógicas son algo diferente a los castigos, resulta muy frustrante cuando uno le pregunta a algunos padres o profesores y explican ambos como uno solo. De hecho en algunas intervenciones he conseguido que explican a las consecuencias lógicas como castigos encubiertos.

Cuando un niño o un adolescente es castigo opina cosas como:

  1. Mis padres no me quieren.
  2. Me hacen sentir mal.
  3. No vale la pena hacer nada bien, cuando me equivoco me castigan igual.
  4. Tratare de no equivocarme para evitar que me castiguen (acto de obediencia y sumisión).
  5. Como soy más débil que ellos nunca podré ganar.
  6. Ahora me castigan, luego ya verán. (Idea de venganza).

Los castigos pueden motivar a una actitud de obediencia o de rebelión, y cualquier extremo es malo, de hecho se puede dar el caso que los hijos se conviertan en adictos a estar en constante aprobación o negación de los padres para cualquier cosa que hagan.

Una sanción despierta la vivencia de emociones degradables donde el niño o el adolescente  entran en un reto de fuerza de poder o inclusive pueden  proponerse ocultar lo que hacen para evitar ser descubierto en otra oportunidad y de esta forma evitar el castigo.

Los castigos crean sentimientos como:

  1. Injusticia
  2. Rabia
  3. Venganza
  4. Impotencia
  5. Vergüenza
  6. Desaliento
  7. Desilusión
  8. Pérdida de confianza

Los castigos forman parte de un ciclo que se convierte en vicioso donde el niño trata de demostrar el poder que tiene y el adulto igual, lo que crea una especie de guerras de poder. A corto plazo un castigo severo produce efecto, paraliza la actitud del niño o el adolescente, a mediano y largo plazo no produce efecto, porque llega un momento que se acaban los medios.

Las consecuencias lógicas tampoco están recomendadas como primera opción para solucionar un conflicto o corregir una acción de hecho Jane Nelsen la considera entre una de las ultimas a utilizar.

Sin embargo los beneficios son:

  1. En casos de verdadera reflexión permiten conectar con lo que ocasiona esa acción del niño.
  2. En la mayoría de los hogares y las escuelas puede dar resultados a corto plazo.
  3. Contribuye a fomentar la responsabilidad y la empatía.

Las consecuencias lógicas que se tratan en “Disciplina Positiva” requieren la intervención del adulto y en todo caso debe constituirse en un aprendizaje útil que pueda motivar a un niño o a un adolescente a ser responsable.

Las consecuencias lógicas no deben producir rechazo, malestar o agresión, deben producir pensamiento crítico y entendimiento hacia el niño. En el libro de “Cómo educar con firmeza y cariño” de Jane Nelsen la autora hace mención a las cuatro “R” de las consecuencias lógicas:

  1. Debe estar en concordancia con la acción.
  2. No debe ocasionar daño.
  3. Entendida por el niño y el adulto.
  4. Revelada de antemano. Contarle al niño y al adolescente de antemano lo que sucederá si se lleva a cabo determinada conducta.

Las consecuencias lógicas son muy complicadas porque si falta alguna de estas “R” no serán efectivas. La forma en que se aplican, el tono de voz, el ambiente, delante de quien y cualquier otro factor influye. Lo importante sería no aplicar estas medidas y explicar al niño y al adolescente las normas, lo que se espera de ellos y ayudarlos a ser responsables con sus decisiones.

Si las consecuencias lógicas no son reveladas con antelación serán percibidas como castigo y su efectividad se pierde. Siempre hay que estar conscientes de aplicar conexión antes que corrección.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *