inteligencia emocional Adafrancys

¿ES DESTRUCTOR EL ESTADO EMOCIONAL DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES?

El estado emocional de los niños y adolescentes actualmente es destructor, se vive una de las peores épocas de analfabetismo emocional como lo afirma el psicólogo Daniel Goleman y dice Victoria Prooday: “La silenciosa tragedia que afecta a nuestros hijos hoy en día”.

En otro artículo os hable de una manera sana de preocuparse por los hijos, en aquel post quise orientar a los padres sobre lo adecuado que resulta inculcar la responsabilidad en los hijos, los hábitos y la autonomía. Aunado a esto es imprescindible la gestión emocional que se les deben enseñar a los niños desde pequeños, el problema más grave viene determinado porque los primeros que deben ser educados en todos estos ámbitos son los padres, aquí quiero unirme a esta terapeuta Victoria Prooday sobre: “Dar un tirón de orejas a los padres”.

Los padres son los responsables de la educación de los hijos, ellos deciden traer al mundo a seres inocentes, indefensos y dependientes, los estilos educativos que más se repiten en las distintas sociedades son los equivocados no logran establecer conexiones satisfactorias entre el desarrollo del niño, el entorno social y las competencias emocionales.

Dale play al vdeo y te lo cento:

Estadísticas a nivel mundial  señalan:

  1. Un niño de cada diez presenta problemas mentales.
  2. Hay un incremento en la tasa de suicidios en adolescentes del 200%.
  3. La depresión en niños y adolescentes se ha incrementado hasta en un 37%.
  4. Se observa un 45% de aumento en niños con Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Los resultados lamentablemente son consecuencias de una mala educación, de descuidos que se han ido cometiendo en el  afán de no incurrir en errores que se cree tuvieron los padres de hace 50 años la nueva generación no sabe educar, es triste, pero las estadísticas, los psicólogos y educadores lo confirman.

En una conferencia que asistí, el profesor Oscar González lo resaltaba, comentaba que ¿Cómo los padres pueden regañar a los hijos si se sientan a la mesa con un teléfono?, si ellos hacen lo mismo, como piden que sus hijos cumplan normas y estén atentos si ellos son los primeros en faltar.

Particularmente lo digo, no podemos enseñar lo que no sabemos, pero el gran problema en el tema de los estilos de educación familiar  es que todos los padres llegamos a pensar que somos perfectos, que el tiempo dirá y que cada niño es un mundo.

Es cierto que no existe un manual, ni modelos de hijos por serie que uno los pueda poner a funcionar con ciertas instrucciones, pero existen señales que bien dejan claro el camino en el que se está. Las alertas se encienden y los padres parecen tener un antifaz y unos tapones en los oídos, cuando estos se caen vienen las lágrimas, arrepentimientos y quizás ya es tarde para corregir.

Los padres de ahora en su mayoría son:

  1. Ocupados con más de 8 horas de trabajo por cuenta ajena e inclusive más, sin contar que suelen tener trabajos y ocupaciones extras.
  2. Con un estilo de educación permisivo o sobreprotector.
  3. Proveedores, le dan todo lo material a los hijos pero el tiempo y el amor es limitado porque “no pueden estar en dos sitios a la vez”, afirman muchos.
  4. Indiferentes a los gustos, preferencias y necesidades de los hijos.
  5. Silenciosos, viven su vida a parte del rol de padres.
  6. Emocionalmente intolerantes, no gestionan las emociones, algunos ni las viven.

Los hijos de ahora en su mayoría son:

  1. Pequeños dictadores, mandan, deciden y no toleran la frustración.
  2. De alta demanda, no pueden cumplir con sus responsabilidades.
  3. Niños con problemas de alimentación y sueño inadecuado.
  4. Sobreestimulados, actividades extraescolares, uso de internet y tecnologías avanzadas.

Esta realidad de padres e hijos lleva a los problemas que se reflejan en las estadísticas ya señaladas, no hay tiempo en la mayoría de los hogares para enseñar a los niños a ser autónomos, responsables, a tener autoconocimiento, empatía, autocontrol  y desarrollar habilidades sociales. Los padres tienen tantas cosas que resolver que eso se lo dejan al tiempo o a la escuela. Resulta que de aquí parten los grandes problemas.

Un niño que no sepa cuáles son sus limitaciones no sabrá hasta dónde puede llegar, un niño que no tolere la frustración no será capaz de superar obstáculos en la vida, si no puede de ponerse en el lugar de otra persona no establecerá relaciones sólidas, no adquiere habilidades sociales importantes para las relaciones con terceros.

Lograr educar con todas estas competencias requiere madurez emocional y un estado de conciencia por parte de los padres, que como ya lo afirman muchos especialistas no existe. He escuchado decir a madres que sus hijos comen mal, no duermen, no les dejan hacer nada porque son muy inquietos, y, les preguntas ¿Qué haces?, dicen nada atenderles, si no come pues ya lo hará, y estar a su lado porque no deja hacer nada. Conclusión,  niños y adolescentes que con 15 años no se hacen la cama, no comen más que patatas fritas y espaguetis y los resultados académicos bajos.

Lo que realmente necesitan los hijos de ahora son:

  1. Padres que ofrezcan tiempo de calidad, puede que sea 1 hora al día, pero solo para ellos.
  2. Padres emocionalmente inteligentes, que conecten con sus hijos, que reconozcan emociones, las gestionen y ayuden a sus hijos a serlo.
  3. Padres con un estilo de educación respetuoso, con disciplina, límites y responsabilidades basados en el respeto y consideración.
  4. Autonomía, que se les dé la oportunidad de desarrollarse y valerse por sí solos.
  5. Alimentación balanceada, que se les enseñe a comer, la alimentación influye en los estados de ánimo, el sueño y desarrollo del niño.
  6. Actividades deportivas, más aire libre, menos tecnología.
  7. Tiempo para aburrirse, el aburrimiento estimula la creatividad, cada día los niños son menos creativos porque no tienen tiempo para crear.

A continuación algunos consejos para educar con inteligencia emocional, disciplina y amor:

  1. Siempre disponible, la atención al niño y al adolescente debe estar cuando la requieran, interrumpe lo que estés haciendo y si no le puedes realmente atender dile: “me parece muy interesante lo que me quieres contar o lo que quieres que hagamos, te prometo que en 1 hora estoy contigo”.
  2. Di “NO” sin remordimiento, siempre que tus hijos te pidan algo piensa ¿a ti te gustaría hacerlo?, ¿tiene beneficios para el desarrollo del niño?, si las respuestas son afirmativas y no atentan contra la salud o desarrollo de él, permítelo.
  3. Vigila sus horas de sueño, el descanso es indispensable, un niño que duerme adecuadamente es feliz, tiene mayor rendimiento escolar y disfruta de cada actividad.
  4. Proporciónale una alimentación sana, una buena alimentación evita riesgos de sobrepeso, desnutrición y contribuye al desarrollo del niño.
  5. Tiempo sin móviles ni objetos de distracción, las comidas, momentos de paseo y reuniones familiares son espacios para compartir experiencias, mantener conversaciones y disfrutar juntos.
  6. Responsabilidad, que se encargue de sus deberes escolares, según la edad asígnale actividades en casa.
  7. Autonomía, según su edad, habilidades y desarrollo no hagas nada que pueda hacer él por sí mismo, por el tempo siempre se comete el error de hacer las cosas para acabar antes.

Queridos padres aquí os dejo unas pinceladas para contribuir a una educación con conciencia, amor sin perder la razón y os invito a reflexionar objetivamente sobre vuestros estilos de educación. Un beso para todos y hasta la próxima.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *