pensar

DERECHOS Y DEBERES DE LOS PADRES

LOS DERECHOS Y DEBERES DE LOS PADRES suelen estar relacionados con ser proveedor de recursos y merecedor de respeto, sin embargo, alguna vez nos ha pasado que cometemos un error con respecto a juzgar a nuestros hijos bien sea por una opinión o inclusive un juicio que establecemos desde lo más profundo de nuestro ser. Luego de pasado el momento reflexionamos y una pequeña voz en nuestro interior nos dice que algo no estuvo bien.

Una vez que nos encontramos en esta situación tenemos dos caminos uno muy fácil dejar pasar y continuar como si nada hubiera pasado y otro más honesto, humilde y enriquecedor que es reflexionar, aprender y recapacitar. En este caso estamos creciendo como padres, personas y diciéndonos a nosotros mismos que somos seres responsables de nuestros actos con capacidad de reconocer nuestros errores y tomar acciones en beneficio propio y de nuestros hijos.

La madurez con que tomemos nuestras acciones y gestionemos nuestras emociones nos guiara para ejercer de otro modo los derechos y deberes de los padres, ya en un plano más emocional, cometer los menos errores posibles en este difícil rol de ser padres en nuestras relaciones con nuestros hijos. Primero que nada debemos tener la autoestima equilibrada ni muy alta ni muy baja, el hecho de reconocer una mala acción podría herirla. Lo que no se debe hacer es culpar a otros de nuestros propios errores, eso nos aleja de la realidad y nos hará prisioneros de nuestras culpas.

Ante cualquier situación,los derechos y deberes de los padres debe englobar:

1. Los errores son aprendizaje de nosotros mismos, de los demás y de la vida.
2. Mientras antes se recapacite, antes nos liberaremos de nuestras culpas y seremos un buen ejemplo para nuestros hijos.
3. A medida que enfrentemos las situaciones con sinceridad y humildad, estaremos madurando y enseñándoles a ellos la responsabilidad con el ejemplo.
4. Aceptar lo sucedido contribuye a nuestro crecimiento personal y emocional.
5. Superar los sentimientos de culpa nos enseña a perdonarnos a nosotros mismos.
6. Convertir tu error en una alerta de comportamiento, hará que cada día se actúe con más precaución.
7. Expresar los sentimientos, pensamientos y emociones sin temores, alimenta el alma. Dile a tu hijo a diario cuanto lo amas y lo importante que es para ti
8. Evitar el síndrome de lo que pudo ser y no fue, nos sitúa en la realidad.
9. Comunicarse con amor y responsabilidad fortalece la empatía.
10. Evitar las actitudes defensivas es importante porque de lo contrario se seguirán afectando las relaciones padres – hijos.

Bien lo expresó Bill Gates cuando dijo: “No te lamentes de tus errores, aprende de ellos”. Esta simple frase puede ser de mucha ayuda si la ponemos en práctica. Nos expresa claramente en que un lamento no corrige nada, de éste solo se podría lograr estancamiento y resentimiento hasta con nosotros mismos.

Lo mejor de todo el aprendizaje como padres es el aporte que nos produce a nuestros pensamientos y acciones que lo trasmitiremos a nuestros hijos. Cuando decimos: “Me equivoque pero aquí estoy con mi cabeza en alto y adelante porque soy un ser capaz de errar, recapacitar, aprender y continuar”. Ahí estaremos dando el primer paso para que ellos aprendan a sincerarse con ellos mismos y con terceros, esto se llama Victoria Privada.

Espero desde hoy comencemos a practicar nuestras reflexiones y acciones diarias como padres que amamos a nuestros hijos, a fin de que podamos crecer cada día más y enriquezcamos todas nuestras relaciones.

 

LEE TAMBIEN LAS CONSECUENCIAS LOGICAS

 

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *