preadolescentes

CONFLICTOS DE PREADOLESCENTES

Los conflictos  de preadolescentes son el resultado de la nueva etapa a la que se enfrentan todos los seres humanos. Resulta que no hay recetas mágicas para adivinar cuales van a ser los gustos y preferencias de nuestros pequeños al llegar a esa edad, tampoco podemos crearles nuestras necesidades ni mucho menos exigirles nuestros propios compromisos. En la parte social ya ellos tienen poder de decisión y optan por ejércelo.

Según los expertos esta etapa de la preadolescencia oscila entre los 10 y los 13 años, en muchos niños y niñas no es notoria debido a su propio carácter, sin embargo, en otros es toda una rebelión.  Comienzan su trabajo de independencia y la primera reacción es buscar su propia identidad y todo lo que comparte con sus pares (características similares), cuando algo no se parece a lo que ellos buscan comienzan a tener problemas muchas veces por desacuerdo e incapacidad de gestionar conflictos.

Las características más comunes que presentan los preadolescentes son:

  1. Copian conductas de los hermanos mayores y resuelven situaciones de forma similar.
  2. Hacen comparaciones constantes con sus amistades, imitación y defensa de lo que hacen sus amigos.
  3. Tienen curiosidad por descubrir el entorno de forma autónoma.
  4. Presentan desequilibrio emocional, pasan de un estado emocional a otro de forma muy rápida.
  5. Demuestran una energía inagotable.
  6. Busca la aceptación constante del adulto.
  7. Le agrada contradecir como muestra de afianzar su carácter.
  8. Comienza a tener pensamiento crítico hacia el adulto.
  9. Manifiestan interés hacia el sexo opuesto.
  10. Se interesan por la moda.

Los padres nos debemos preparar para esta etapa a fin de guiarlos y acompañarlos de la mejor manera con la finalidad de: consolidar lazos de amor, respeto, confianza, cordialidad, comprensión y asertividad. Para ello algunos consejos que pueden ayudar a los padres de preadolescentes:

  1. Comunicación sin juicio. Se debe crear un ambiente que genere inquietud tanto en los padres como en los hijos. Hay que enviar mensajes claros, no enjuiciar, no juzgar. No se dan consejos a no ser que los pidan. La trasmisión de mensaje debe ser de una forma muy ingeniosa para que no se sientan amenazados.
  2. Tiempo de calidad. Son los momentos que ellos necesitan, sentirse protagonistas y únicos les ayuda a crear relaciones sanas con los padres.
  3. Límites y normas. Nunca deben faltar estas le darán seguridad y les permitirá saber hasta donde puede llegar, negociar y no pasar.
  4. Mantener la calma y respeto ante todo el derecho a igualdad. Como lo explicaba Alfred Adler es el derecho que tienen todas las personas a la dignidad y el respeto. Si pues queda claro que no entra la posibilidad de humillar.
  5. Aprender de los errores, todas las situaciones que se viven con los hijos son nuevas y de cada una se debe aprender lo positivo.
  6. Nunca ignorar ningún comportamiento, sea aceptable o no debe ser tratado y resuelto con la mayor brevedad posible.

Algunas técnicas que se pueden emplear son:

  1. Utilizar la cena como tiempo de relax, compartir todas las experiencias del día y dejar que fluya la conversación con preguntas como: ¿Me encantaría escuchar todo lo que te ha sucedido hoy? Es la cena un buen momento porque el día está terminando y es posible que papá y mamá estén presentes.
  2. Pantallas Cero, hay que determinar un momento del día sin uso de tecnología solo para la familia en ese rato se expresan sentimientos, emociones, se negocian normas, se escuchan puntos de vista y sobre todo se trasmite amor.
  3. Todo el día con amor, los sentimientos y emociones deben ir acompañados de las constantes muestras de cariño, siempre hay que expresar lo que sentimos, en las relaciones no entran los supuestos.
  4. Actualización constante, es importante innovar y estar a la altura de las exigencias por parte de los hijos, el uso de tecnología, conocimiento de moda y en general las actualizaciones sociales, los llena de orgullo y crea cercanía.
  5. Conoce las amistades, a los preadolescentes les gustan los planes en grupos, el colaborar con sus planes sociales, crea confianza y te da información importante de su entorno.
  6. No presiones su éxito, hay que dejar que se equivoquen, que aprendan a solucionar conflictos y a que desarrollen su pensamiento crítico. Estos los prepara para la vida y los ayuda a desarrollar la inteligencia emocional.

Todos los padres actualmente se están enfrentando a retos y situaciones que nuestros padres y abuelos nunca imaginaron. Cada día parece que las etapas de crecimiento se acortan, la sociedad se vuelve más exigente o los peligros se incrementan. La recomendación como siempre: “No demuestres ser el mejor padre o madre solo aquel que tú hijo(a) tienen y con el que pueden caminar juntos”.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *