comunicacion efectiva

COMUNICACIÓN AFECTIVA Y EFECTIVA ENTRE PADRES E HIJOS

La comunicación afectiva y efectiva entre padres e hijos es indispensable para la convivencia positiva entre padres e hijos. Consiste en la trasmisión de mensajes acompañados de muestras de cariño que trasmiten sentimientos y emociones. Cuando nos comunicamos positivamente y acompañamos ese mensaje con gestos como un apretón de mano, un abrazo o un beso resulta mucho más fácil la captación del mensaje.

Existe una gran diferencia entre decir: “No sales de fiesta y punto” a decir: “Cariño lamento que en esta oportunidad no puedas asistir a la fiesta, la próxima vez seguro que vas”, un beso y fin de la conversación.

Este intercambio de información que se genera entre dos o más personas se involucran palabras, gestos, posturas, es decir, puede ser verbal o no verbal. Hay personas que reciben mejor el mensaje a través de la parte visual, otras por la parte auditiva y hay quienes son quinestésicos. En este sentido habrá quienes reciban mucha información a través de los gestos, otros por las palabras y también quienes se inclinen hacia el contacto físico.

En la familia resulta muy importante que exista una buena comunicación pues se construye como una carretera doble vía donde transitan sentimientos y emociones que son expresados por padres e hijos.

Una buena comunicación es fundamental para el niño y el adolescente debido a que forma parte de la construcción de la autoestima, su personalidad, carácter, y las relaciones sociales.

Los beneficios de una buena comunicación afectiva y efectiva son:

  • Permite solucionar conflictos y mejora las relaciones familiares.
  • Crea lazos solidos dentro de la unión familiar.
  • Se defienden los diferentes puntos de vista ante una situación de forma respetuosa.
  • A través de ella se trasmite respeto.
  • Facilita la creación de límites y normas.
  • Estimula la responsabilidad y confianza en los niños y adolescentes.
  • Genera sentido de pertenencia dentro de la familia.

Una buena comunicación es transcendental para los hijos principalmente por:

  • Se sienten cuidados, queridos y respetados.
  • Contribuye a una adecuada gestión emocional.
  • Los hijos conciben que son realmente importante para los padres.
  • En caso de conflictos se considerados parte de la solución.
  • Son capaces de hacerse responsables de sus actuaciones sin mentir por las consecuencias de sus actos.
  • Crea confianza hacia los padres.

El hecho de que la comunicación afectiva y efectiva sea parte de la vida familiar presenta beneficios en los padres, alguno de ellos:

  • Cercanía con los hijos.
  • Estimula la asertividad y capacidad para decir NO de forma adecuada sin remordimientos ni causando daño a los hijos.
  • Permite gestionar adecuadamente las emociones.
  • Genera conversaciones que permite conocer sentimientos, gustos, preferencia y necesidades de los hijos.
  • Disminuye el estrés.

El estado ideal entre padres e hijos es el de armonía, comprensión, respeto y consideración. Si bien es cierto que no todo es color de rosa y que llegada muchas veces la adolescencia aparecen conflictos la herramienta que permitirá conseguir soluciones adecuadas y acuerdos ganar – ganar es la comunicación. Queridos padres no os olvidéis de escuchar con atención no solo con los oídos también con los ojos y principalmente con el corazón.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *