COMPRENDE A TUS HIJOS PARA QUE TE COMPRENDAN

Una   verdadera escucha debe partir del despego del ego, de los paradigmas y las creencias, debe ir más allá del propio ser para trasladarse a la realidad de quien habla.
Para poder establecer comunicaciones de éxito y aprender a escuchar debemos estar abiertos con total sentido de comprensión y humildad, el antónimo a la soberbia viene siendo esta tan difícil de conseguir pero amiga de todos, la humildad. Solo quien es capaz de ejercerla es bienaventurado en su esencia. Para poder disfrutar de dicha virtud es preciso que partamos de nuestras propias limitaciones. Si sabemos cuáles son nuestras debilidades podremos afianzar nuestras fortalezas y prepararnos para escuchar, comprender y después ser comprendidos.
Ser humilde no está relacionado con el dinero o la clase social, se refiere a una virtud que hay quienes la desarrollan y otros que no. Bien lo Dijo Mahatma Gandhi: “procura ser tan grande que todos quieran alcanzarte y tan humilde que todos quieran estar contigo”. Esto es lo que necesitamos para trasmitir a nuestros hijos.
Las exigencias sociales, los deseos de superación y la competitividad mal empleada nos han llevado a un punto en el cual la arrogancia, el presumir o la  auto exigencia hacen que nos olvidemos de ser humildes incluso con nosotros mismos, entonces si no somos humilde, no proyectamos humildad ni mucho menos la trasmitimos.
Para saber más…
Obra registrada
Codigo de registro: 1712315226967
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0
Mas Info del registro: Comprende a tus hijos para que te comprendan - CC by-nc-sa 4.0 - Adafrancys Salazar
consultora educacional en salamanca

Suscríbete gratis a nuestro boletín y te enviaremos gratis la guía.

Compartir esta publicación: