psicologia infantil

COMO AYUDAR A LOS HIJOS INSEGUROS

Para ayudar a los hijos inseguros es indispensables enseñarles a que se conozcan así mismo, que sean capaces de identificar sus fortalezas y debilidades, esto es  esencial a la hora de crear esta competencia relacionada con la inteligencia emocional.

Siempre digo: “Hay que enseñar a los hijos a ser responsables, autónomos e independientes sobre sus propias capacidades habilidades y destrezas”. El rol de los padres día a día es ayudarlos a descubrirlas y guiarlos para que sean capaz de utilizarlas para resolver situaciones propias de la vida.

Hay niños y adolescentes que no se sientes capaces de tomar decisiones, les da miedo equivocarse, tienen dificultades a la hora de establecer con criterio propio lo aceptable de lo no aceptado. Los factores que determinan estos comportamientos están asociada a la autoestima.

La autoestima  se forma a través de la opinión de los padres, ellos mismos y quienes les rodean. Debe ser equilibrada ni muy alta ni muy baja. Muy alta trae como consecuencia falta de tolerancia a la frustración y mala gestión de las emociones desagradables pudiéndose convertir en una persona impulsiva, con una baja autoestima se corre el riesgo de que el niño sea un ser inseguro y siempre necesite el apoyo y aprobación de terceras personas.

Existen estilos de educación familiar como el sobreprotector que contribuyen a que los niños y adolescentes sean personas inseguras, los padres a través de este medio y en su afán de lograr que sus hijos lo tengan todo no les permiten desarrollar su potencial como personas, construirse un criterio propio de pensamiento, tomar decisiones o resolver conflictos.

Para ayudar a los niños y adolescentes a potenciar sus propias capacidades y vencer las inseguridades se debe:

  1. Permítele que se equivoque. Utiliza los errores como áreas de aprendizaje.
  2. Ayúdalo(a) a que busque sus propias soluciones.
  3. Motiva su independencia, celebra cada iniciativa que tenga, observa sin emitir juicios y proporciónale herramientas para las diferentes situaciones que pueda vivir, sin decidir por él o ella. Por ejemplo: puedes decir cosas como: yo empezaría haciendo los deberes y luego estudiar para así al terminar con el temario estar libre el resto de la tarde. ¿Cómo lo harás tu cariño?
  4. Desde temprana edad hay que crearle hábitos de estudio, de higiene de recreación, de esta manera se está preparando para la vida y de forma natural aprenderá a tomar decisiones.
  5. Nunca emitir juicios ni castigar por los logros no obtenidos. Las etiquetas no pueden formar parte de la educación. Si se le dice a un niño porque un día no hizo los deberes cosas como eres un vago, un incapaz, terminara por creerlo, lo peor es que lo demostrará.
  6. Los elogios deben ser bien administrados y sobre la adecuada razón. No es recomendable decir cosas como eres el mejor hijo del mundo porque los deberes. Esa es su responsabilidad y debe ser un hábito. Si estamos muy orgullosos porque es un logro o algo novedoso en él se puede decir: “Veo que cada día lo haces mejor, me gusta tu perseverancia”.
  7. Las normas deben ser acordes con su edad, entendidas por todos en casa, con ello el podrá saber qué hacer, cómo, cuándo y dónde, lo cual fortalece la seguridad en sí mismo.

Para culminar no me queda más que asegurar que la mejor manera de ayudar a los niños inseguros es a través del amor incondicional sin supeditar el cariño a un momento o situación puntual. El lenguaje positivo es la mejor forma de comunicarnos.  

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *