dejar el chupete

COMO AYUDAR A DEJAR EL CHUPETE

El chupete el amigo y hasta la salvación de muchos padres y consuelo de los niños, cuando él bebe nace tiene que aprender a succionar de forma correcta para poder ser amamantado y alimentarse a través de la leche materna, por esta razón en los primeros días de nacido no se recomienda su uso.
Se recomienda que pasado los primeros 45 días de nacido él bebe podrá comenzar hacer uso del mismo si los padres así lo desean, en lo personal llámame rara pero nunca estuve de acuerdo a que mi hijo lo usara, mi marido se lo ofreció en torno al mes y a los cuatro meses ya el chupete había desaparecido, por decisión mía, te puedo decir que hasta el momento no me arrepiento para nada, no hubo ningún sufrimiento, él bebe lo asumió muy bien.
Sin embargo, cuando el chupete forma parte habitual de la vida del niño, y si en torno al año todavía hace uso de él algunos médicos consideran que puede llegar hacer perjudicial porque existen probabilidades de chuparse el dedo, de tener problemas con la dentadura o inclusive afectar el desarrollo del lenguaje.
El primer error que comenten los padres es pensar que el niño dejará el chupete por voluntad propia, hay casos, pero pocos y suelen tener orientación de los padres o terceras personas. La lógica señala, si ha sido el padre el que ha ofrecido el chupete es éste quien debe ayudar a dejarlo o saber hasta qué punto deja de tener beneficios.
Cuanto antes se comience mejor, así él niño aprende con más facilidad y no reconoce el apego al mismo. El miedo de los padres son las consecuencias de que él niño no lo deje porque es un medio de relajación, lo ayuda a autoconsolarse, es su compañero de sueño, muchos asocian el sueño, comer o la tranquilidad con el chupete, lo cual distorsiona la utilidad del mismo a largo plazo.
A continuación te dejo tres etapas para ayudar al niño a dejar el chupete, basadas en mi método de 3 pasos y 21 días para crear hábitos en los niños:
1. Enfoque. En esta fase los padres deben estar claros que el niño ya no debe usar el chupete por su bien, concientizarse de que su uso lejos de otorgarle beneficios al niño le traerá complicaciones. Aquí hay que preparar al niño para su despedida y los padres deben ser consecuentes con la respuesta al proceso es proporcional al tiempo de dependencia del niño.
El éxito de esta fase está en que el niño reconozca que no es malo dejarlo y que sin él puede hacer muchas cosas y también sentirse bien.
Se recomienda comenzar reduciendo los tiempos de uso paulatinamente y leer cuentos, observar otros niños que no lo usen y mostrarlos de ejemplo. Asociar el dejar el chupete con madurez y crecimiento del niño por ejemplo comentarle lo orgullosa(o) que estas de él porque ya se va haciendo mayor y pronto no habrá chupete. Esta etapa debe durar por lo mínimo de 3 a 7días de intensiva práctica y preparación.

2. Planificación
Aquí los padres preparan la acción que llevarán a cabo, si el niño es muy pequeño como fue mi caso, solo los recogí y a la basura. Pero en la mayoría de los casos los niños ya están grandes y hay que decidir cómo se hará considerando sus propias características.
Un factor clave para que esta planificación tenga éxito es que el niño esté claro en lo que se va hacer y porque suponiendo que se le haya explicado que lo debe dejar porque los dientes corren el riesgo de ponerse feos habría que haber trabajado en el paso anterior con fotos de niños con la dentadura defectuosa, haber contado cuentos e inclusive una visita a un dentista tampoco vendría mal.
Una vez estando seguro de lo que se hará ha de estar claro que él niño lo sabe y acepta, se le debe poner en su horario de rutinas por ejemplo una pegatina tachada del chupete en el día que se vaya a tirar.
Bajo ninguna circunstancia una vez en esta fase no se puede retroceder cediendo a comprar otro, y se deben tirar todos los chupetes que haya en casa.
3. Actuación
A pesar de que el paso anterior fue donde se dijo adiós al chupete esta es la fase real de actuación, consolación para desaprender el hábito de usar el chupete. Aquí es donde hay que estar firmes, muy tolerantes y demostrar mucho amor ayudando al niño a vivir su duelo.
Hay que idear formas de distracción ante la necesidad del consuelo, ayudarlo a que se sienta seguro de sí mismo cuando le aparezca la necesidad, por ejemplo distraerlo con algún cuento de un niño que dejo el chupete y se olvidaba de él jugando al escondite, o hablando con su peluche favorito, quizás unos minutos de mimo y silencio, en fin cuando el niño entre en los momentos de dolor por la pérdida hay que acompañarlo, ayudarlo y esperar a que pase, nunca abandonarlo o pedirle que se calme por sí solo.
Esta etapa suele durar 21 días aproximadamente en algunos casos mucho menos y en otros algo más, por esto es que hay niños a los 5 años con el chupete, porque es tiempo, dedicación y cansancio físico, mental y emocional, fácil no es pero mientras antes se haga, más rápido pasa y los beneficios son largo plazo.
Queridos padres mucho ánimo y constancia cualquier camino amerita dedicación y amor, no os desaniméis y seguir adelante.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *