ayuda para padres

COMO AYUDAR AL NIÑO A ACEPTAR LOS CAMBIOS

Como ayudar al niño a aceptar los cambios de la mejor manera para que puedan aprender a ser flexibles con ellos mismos y con quienes les rodean es uno de los deseos de los padres. Pueden llegar a ser desde el cambio de juego hasta el de vivienda o colegio. Para todo esto hay que enseñarles que existen excepciones en la norma.

En términos generales la flexibilidad se puede definir como una competencia personal que desarrollan las personas para adaptarse adecuadamente a distintas situaciones, personas o grupos.

Cuando una persona ha desarrollado esta habilidad tiene la capacidad de aceptar diferentes alterativas, sabe buscarlas si la situación lo requiere, implica aprender también a abrir las relaciones personales, ampliar aprendizajes e involucrarse en asuntos nuevos.

Desde muy pequeños los niños están sometidos a cambios, la forma de alimentarse, el sueño, los cuidadores, los colegios, profesores, actividades extraescolares, todo en sus vidas trascurre rápido y con cambios. Lo que es para reflexionar es ¿Cuánto tiempo se emplea para aprovechar esos cambios y hacer consecuente al niño de ello?, ¿Cómo se le enseña a asumir cada cambio?, ¿Qué tanto se entrena al niño para aprender de cada cambio y dejarle ver los beneficios de cada situación?

Es indispensable que el aprendizaje salga de casa porque es allí donde se forman hábitos, rutinas y los padres son su principal apoyo emocional. Para todo esto también es necesario que los padres aprendamos a ser flexibles.

Cuando un niño acepta los cambios es capaz de:

  • Buscar alternativas para solucionar un problema.
  • Acepta los cambios sin enfado.
  • Entender que en la vida se presentan
  • Es capaz de escoger entre varias opciones.
  • Aprende a tolerar la frustración.
  • Si se equivoca no se siente culpable, asume los errores como parte normal de la vida.

Un niño flexible es capaz de crearse sus propios objetivos y lograrlos por sus propios medios. Está abierto a recibir información y sabe que existen diferentes opiniones. Lo cual resulta beneficioso para superar situaciones de estrés como una rabieta.

Como todos sabemos la vida está llena de cambios, nada o casi nada es estático y para ayudar a nuestros hijos a ser flexibles y que acepten los cambios podemos:

  • Educar en valores y fortalecer su autoestima. Esto significa que el niño aprenda a tener criterio propio., a conocer sus fortalezas y debilidades.
  • Estimular la capacidad de pensamiento crítico. A través de juegos con escenas de simulacro de la vida real donde él pueda resolver situaciones y justifique su respuesta.
  • Práctica constante de escucha activa y comunicación asertiva. Un niño que sea escuchado, será un niño que sepa escuchar.
  • Aprender a entenderlos para poder ser empáticos y enseñarles a ellos a ponerse en el lugar de otros.
  • Incorporar actividades extraescolares a fin de que el niño se encuentre con participación dentro de grupos con diversidad de pensamiento y actuación.
  • Estimular al niño a jugar en grupo para que aprenda a conocer y relacionarse con personas de su edad pero qué pensarán y actuaran diferente.
  • Compartir tiempo con familiares, amigos y desconocidos para que experimente poco a poco  integrarse en distintas situaciones con gente conocida y desconocida.
  • Enseñar al niño a sacar conclusiones de aprendizajes de las situaciones importantes. Bien lo expresa Walter Riso en la siguiente frase: “No debes cometer el mismo error dos veces, la segunda vez que lo haces, ya no es tu error, es tu opción”.

La importancia de ser flexibles tiende a confundirse con aceptar todo lo que se viva, sea bueno o no. Resulta que no es lo mismo aceptar que no soy del agrado de alguien a dejar que alguien me maltrate.

Cuando un niño es flexible sabe entender que otro niño no quiera jugar con él pero es capaz de buscar otros amigos, juegos o medios de diversión. Las personas con alto grado de resiliencia son flexibles y saben adaptarse a las circunstancias de la vida.

Ayudar a los niños a aceptar los cambios los prepara para hacer frente a la vida que está llena de sorpresas.  En general como dice un pensamiento que leí en las redes sociales: “A veces se gana, a veces se pierde, pero siempre se aprende” esto es una lección que a diario tenemos la oportunidad de aprender y enseñar a nuestros hijos. No pierdas la oportunidad y empieza cuanto antes.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *