consultoria infantil salamanca

AYUDANDO MAMIS

Nos ha escrito una mami con la siguiente consulta:

Tengo una  niña que va a cumplir 4 años en una semana. 

Ella siempre tiene problemas con las normas, pero desde hace un mes no quiere hacer nada en el colegio, en sus clases especiales (Ballet, inglés) o en la casa. Se reúsa a hacer lo que se le pide, responde indiferente a cualquier estimulo o forma de animarle, tampoco responde ante un castigo. En algunos casos simplemente no hace lo que se le pide y en otros responde con enfadado tirando las cosas o gritando y luego se queda tranquila, pero sin hacer lo que se le haya pedido.

Por favor agradezco cualquier ayuda o consejo para aplicar con mi hija. Gracias.

Antes que nada quiero decir que estos comportamientos suelen ser más comunes de los que muchos nos imaginamos son muestras de personalidad y carácter acompañadas de la independencia y autoridad que quieren dejar ver los pequeños. El problema está en que como son comunes, y relacionados con la edad muchos padres no le prestan la atención necesaria ni toman las medidas correctivas y las consecuencias serán vistas a largo plazo, llegados a la adolescencia, sin conocer límites, disciplina  y consecuencias.

Lo más indicado es tratar los comportamientos desde el momento en que ocurren, por eso os quiero dejar este post acompañado de pautas y recomendaciones.

Para ello comenzamos con destacar las características que resaltan en la niña:

  1. Manifiesta un liderazgo autoritario.
  2. Carencia de gestión emocional, se encierra en sí misma para superar las  emociones negativas.
  3. Las normas sabe que existen y no las cumple cuando no quiere.
  4. No conoce las consecuencias lógicas y los castigos y premios no funcionan.

Hay que introducir el uso de consecuencias lógicas, recordar lo que siempre digo los premios y castigos son estrategias que solo funcionan a corto plazo y eso en el mejor de los casos. A los niños hay que empoderarlos y no rescatarlos, atender siempre a los principios de la disciplina positiva. Pero para que un niño entienda las consecuencias lógicas también es preciso que conozca a profundidad lo que debe hacer, que sea capaz de gestionar sus emociones, que no se sienta solo ni en el peor de los momentos como puede ser rabia, tristeza o frustración.

Para ello aplicamos las estrategias que lleven a CONOCER LAS RUTINAS, OBLIGACIONES Y CONSECUENCIAS:

  • HORARIO: “GESTIONO MI TIEMPO Y CONOZCO LO QUE HAGO”

Crear su horario de la semana, explicárselo  y ella a su vez debe ser capaz de explicarlo con todas las responsabilidades que éste tiene (rutinas, hábitos y actividades de libre recreación). Una vez concluido  se le debe hablar lo que debe hacer, lo que se espera de ella y lo que es capaz de hacer. Siempre hablando en positivo.

Por ejemplo:

En la mañana vas al colegio con tus amigos a aprender lo que les enseñen las profesoras, confío en que te vas a divertir mucho y cuando te recoja mamá o papá estaremos esperando que nos enseñes lo que aprendiste y todo lo bien que hayas trabajado. Estoy muy ilusionada a que llegue mañana.

A la hora del ballet estoy segura que tu profesora estará súper contenta de tenerte de ejemplo para tus amiguitas, recuerdo en Diciembre cuando bailaste eras la mejor. La próxima clase será la mejor.

El día de inglés es súper importante porque esperaremos con mucha ilusión todos en casa a que nos enseñes TÚ eso que has aprendido, el inglés es tan importante para las niñas guapas como tú.

  • CONSECUENCIAS LOGICAS

Las consecuencias lógicas deben ser creadas por los padres han de ser razonables, respetuosas, razonables y útiles. No se deben confundir con los castigos. Siempre se le  explican con la opción de que escoja el camino que quiere seguir (previendo cualquier imprevisto y evitando los riesgo). Por ejemplo si no quiere comer no se le obliga, se le explica que si no come lo que hay no habrá más comida y cuando quiera comer tendrá que esperar a que llegue la próxima hora de comida.

  • PREVISION DE ESCENARIOS

Los niños son muy predecibles e impredecibles a la vez, es contradictorio pero cierto y esto es porque son una máquina de producir emociones, a segundos son capaces de pasar de un estado de animo a otro con total facilidad, así pues hay que estar preparados para evitar los escenarios desagradables, acompañar al niño en la gestión emocional para entrenarlo y disponer de opciones para negociar con ellos.

Algunos de los escenarios que se pueden presentar con emociones negativas son:

  1. Rabietas por cualquier causa: a) Se le pide por favor deseo que estés tranquila para poder————–(Se calma fin de la acción, a los 5 o 10 minutos un beso y que bien lo hicimos) Si continua, se pasa a la siguiente acción. b) Vamos a un tiempo en positivo (irán a su habitación a jugar, hablar o hacer cualquier actividad durante 4 minutos, se calma, continúan con lo que se tiene que hacer) Si continua, se pasa a la siguiente acción. c) Pintar la rabia, consiste en darle un lápiz y hoja y que dibuje lo que siente y como quisiera estar. Si continúa se agota la última y menos recomendada acción d) Tiempo a solas, se le deja en un sitio a solas, se le ignora y en donde ella este durante 4 minutos uno por cada año de vida. (Hay que evitarla).
  2. Sigue sin incorporarse a las actividades: Se continúa actuando igual por una semana, observando a detalle los cambios, mejorías y retrocesos para volver a valorar conductas. No se cambia una conducta en tres días a los niños hay que darles su plazo de comprensión.
  3. Continuidad en el Liderazgo Autoritario: En los juegos las normas siempre las puede poner ella sin que eso lleve un riesgo, no se le debe dejar imponer nada en otro escenario. Para ello siempre preparar opciones más atractivas. Por ejemplo: quiere el material de trabajo de mamá, decirle: vaya los bolígrafos de mamá son de su trabajo, pero si en vez de juagar a eso ¿te maquillas como tú lo sabes hacer? O ¿prefieres cocinar un rico bocadillo?
  4. No sabe gestionar las emociones: Es precioso que los niños aprendan no solo las emociones sino a describirlas y saber qué hacer con ellas, para ello se puede trabajar reconociéndolas y sabiendo lo que hacen con cada una de la siguiente manera. a) Alegría: Me pongo a jugar, a cantar a pintar b) Rabia: Estoy un rato en tiempo fuera y luego voy a la calma c) Triste: Lloro y le cuento a mi mamá y a mi papá lo que pasa para poder solucionar y estar alegre d) Calmado(a): Estoy a gusto haciendo mis actividades. Dale play y te cuento más:

Queridos padres el camino de la educación es así con cada experiencia se aprende, ningún camino es fácil y cuando queremos dar lo mejor de nosotros como padres para hacer de nuestros hijos seres maravillosos, sanos, emocionalmente inteligentes y prepararlos para la vida muchas veces se nos hace difícil pero no imposible, aquí como siempre mi granito de arena para ustedes con mucho cariño y hasta una próxima.

PUEDES LEER TAMBIEN LAS TEMIDAS RABIETAS

Y UN BUEN COMPLEMENTO ES COMO LOGRAR ACUERDOS CON LOS NIÑOS

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *