alimentación saludable

ALIMENTATE CON INTELIGENCIA EMOCIONAL

Alimentarse con inteligencia emocional significa suministrar al organismo los nutrientes que necesita para poder otorgarle los alimentos y cantidades de energía  atendiendo las emociones que se tienen. La inteligencia emocional en este sentido genera un papel importante debido a que muchas veces comemos y alimentamos a nuestros hijos por lo que apetezca en ese momento, sin pensar realmente que es lo que está pasando dentro de nosotros o de ellos para querer comer ese alimento.

Recordando un poco las emociones básicas son: ira, tristeza, miedo y alegría.

Hablemos un poco de la ira, está emoción negativa que nos mueve, altera pero que también es esencial para vivir, no tarda en irse y nos mantiene en alerta.

La Asociación Americana de Psicología hace referencia a que a una persona bajo esta emoción se le altera la presión arterial, frecuencia cardiaca y sistema inmunológico. Además  se observa una sensación de rechazo a los alimentos porque se contrae el estómago y el cuerpo está en alerta para sobrevivir a cualquier situación.

Alguno de los alimentos que se pueden tener en casa para contrarrestar los efectos de esta emoción en el cuerpo son:

  1. Producen dopamina y serotonina, importantes para generar emociones positivas como la felicidad y placer. Es además una fuente natural de energía y magnesio. Existen recetas muy atractivas que gustaran desde los más pequeños hasta los más grandes de la casa.
  2. Aumenta el estado de ánimo, contribuye a tener un mejor descanso, es fuente natural de Omega 3, protege el corazón y reduce el colesterol. Como fruta o en ensalada es una excelente opción para los días en que nuestra jarra emocional o la de los más pequeños ya este llena.
  3. Salmón. Según institutos de salud de los Estados Unidos es utilizado en tratamientos emocionales frenéticos y casos de excitación severos. Posee gran contenido de ácido valproico que contribuye en estos casos a mejorar el estado emocional.
  4. Por su contenido de triptófano estimula la producción de la serotonina la cual e relaciona con el placer.
  5. Mi preferido y el de todos en casa. Nunca falta, está en todas las estaciones del año y el licopeno es un componente que ayuda a no estar enfadado debido a que inhibe la interleuquina-6 asociada con esta emoción. Regula la producción de dopamina y serotonina que mejoran los estados de ánimo.

El hecho de poseer un nivel de inteligencia emocional satisfactorio nos ayuda a que podamos ser capaces de gestionar nuestras emociones y la alimentación puede ser una aliada para ello. Así que para un día de enfado no se debe descartar una buena ensalada con estos alimentos, una crema o incluso un plato al horno bien elaborado. Los padres deben tener estas herramientas también a mano para cuando los más pequeños no están en su mejor día.

Ahora vamos a darle el turno a la tristeza es lenta, nos reprime y nos produce un desgano general.

  1. Son fuente principal de energía y producen serotonina. Los mejores, los simples que son rápidamente absorbidos y procesados por el organismo como la leche, frutas y cereales.
  2. Al igual que el chocolate contiene triptófano y estimula la producción de la serotonina contribuyendo así a producir satisfacción.
  3. Este exquisito fruto seco que suele gustar a todos los de la casa es un gran aliado por sus contenidos de ácidos grasos, mantiene activo el cerebro y mejora los estados de ánimo.
  4. Té Verde. Se puede tomar frío o caliente por su contenido de teanina tiene acción relajante y evita la depresión.

El miedo esta emoción que nos paraliza, nos hace sentir pequeños e indefensos también podemos gestionarla  con algunos alimentos:

  1. Lácteos. El contenido en calcio contribuye a la reducción de ansiedad. Por esto que muchos niños duermen más tranquilo después de tomar su biberón o su vaso de leche caliente.
  2. Plátanos. Su contenido en vitamina B6 estimula la producción de serotonina relacionada con las emociones positivas.
  3. Desde chocolates hasta los sabores con vainilla son recomendados para combatir esta emoción.
  4. Manzanilla, jengibre, menta y valeriana. Están asociados a la relajación del sistema nervioso, calmar la ansiedad y reduce el miedo.

Finalmente lo que todos deseamos tener hijos felices y estar nosotros felices, en calma y sanos. Para ello lo principal es tener una alimentación balanceada acompañada de 5 piezas de frutas y hortalizas al día, cantidades recomendadas de proteínas y carbohidratos.

Te dejo estos 10  sencillos consejos saludables que te ayudaran:

  1. Planifica tu alimentación semanalmente y si una emoción te improvisa el día gestiónala adecuadamente e introduce alimentos de los ya mencionados durante el día.
  2. Consume alimentos de origen vegetal como frutas, hortalizas, aceite de oliva, pan integral, legumbres y limita los de origen animal.
  3. Recuerda que los padres son el ejemplo, si tú comes frutas y hortalizas, tus hijos lo harán también.
  4. Reparte las 5 piezas en por ejemplo 2 de hortalizas en la comida y en la cena y 3 de frutas entre comidas y postres.
  5. Las frutas mejor enteras que en zumo.
  6. Come poca bollería, bebidas azucaradas y comida rápida.
  7. No olvides el agua y nunca debe ser sustituida por zumos o refrescos.
  8. La alimentación no debe ser utilizada ni como castigo ni como premio.
  9. La compra familiar debe ser una actividad familiar.
  10. Práctica una dieta mediterránea rica en hortalizas, huevos, frutos secos, legumbres y pescados.

Nos vemos en un próximo artículo, no olvides compartir y hasta pronto.

 

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *