autonomia

3 FORMAS DE ENTRENAR LA AUTONOMÍA EN NIÑOS

La autonomía tiene su origen en las palabras Auto y Nomo la primera de ella expresa “uno mismo” y la segunda norma. De aquí entonces que si unimos estas palabras podríamos estar hablando de que la autonomía es la libertad que tiene una persona para hacer y tomar decisiones sobre sí mismo.

En los niños este concepto se refiere a la capacidad de hacer lo que pueden hacer de acuerdo a su edad y desarrollo físico y cognitivo.

Existen elementos que forman parte de la autonomía tales como: autoestima, autosuficiencia, autocontrol, aceptación de las normas de convivencia y capacidad para relacionarnos.

Una persona autónoma emocionalmente es: responsable, tiene una autoestima sana y una actitud positiva ante la vida.  Los niños tienen derecho a experimentar emociones positivas, un niño positivo es un niño que expresa felicidad, fuerte emocionalmente seguro de sí mismo con capacidad de defender sus ideales y preparado para la vida adulta. La autonomía emocional se refleja en la capacidad de estar bien aunque lo que rodee al individuo no lo esté.

El desarrollar la autonomía en niños los involucra a ellos como personas independientes y como partes de una sociedad, es decir, que la autonomía está ligada a la responsabilidad.

Jean Piaget habla del auto – gobierno para poder crear la solidaridad, justicia y reciprocidad, de  la autonomía como dependiente del ambiente donde se desarrolle el niño, las condiciones y la evolución del contexto de vida. Plantea que los errores son oportunidades de aprendizaje y que existen diferencias entre la comprensión y el éxito de lograr algo. Comprender es conocer la razón de algo mientras que la segunda es conseguir lo que se quiere sin necesidad de entender lo que sucede.

Dale Play y te lo cuento:

 

Ahora bien nos podemos preguntar y  ¿para qué sirve la autonomía?, te puedo decir que entre muchas cosas más, sirve para:

  1. Gestionarnos a nosotros mismos, es importante para conseguir la fortaleza interior que hace sentir al individuo como un ser capaz.
  2. Ser capaz de crear y cumplir las propias normas sin esperar a ser obligados por otros a tenerlas y cumplirlas.
  3. Defender ideales y pensamientos.
  4. Tomar decisiones según los propios criterios.
  5. Demostrar el grado de madurez psicológica de un individuo.
  6. Respetar las opiniones y pensamientos de terceras personas.
  7. Crear fortalezas en la personalidad del individuo protegiéndolo de maltratos, abusos y presiones sociales.
  8. Solucionar problemas personales, familiares o sociales.
  9. Diferenciarse a nivel personal y social de los demás.
  10. Estimular la capacidad de reacción y decisión frente a situaciones complejas.

Es indispensable que los padres estén conscientes de que la dependencia en contraposición a la autonomía baja la autoestima, los convierte en personas irresponsables porque se creen incapaz de lograr las cosas por ellos mismos y esto va de la mano muchas veces con la sobreprotección cuyos índices en la educación están aumentando cada día más. Ejemplo de esto es hacer alguna de estas actividades cuando ellos están en total capacidad de hacerlo:

  1. Atarles lo zapatos.
  2. Prepararles la mochila del colegio.
  3. Hacerles los deberes.
  4. Darles la comida después de los 2 o 3 años.
  5. Planificarles los juegos y actividades grupales.
  6. Decirles como tienen que jugar.
  7. No dejarles jugar con los amigos sin supervisión.

Te voy a mencionar 3 formas de entrenar la autonomía en niños:

  1. Establece actividades y asigna tareas según la edad del niño. Por ejemplo: comer solo, tirar la basura, recoger la mesa, poner la mesa, hacer la mochila, preparar bocadillos, escoger su ropa, hacer sus deberes, estudiar solo, ir a comprar el pan, jugar con los hermanos, lavar su ropa, ducharse solo, vestirse, arreglar su habitación, limpiar la casa, ayudar a cocinar.
  2. Guía la planificación. Cada persona debe ser capaz de administrar su tiempo y recursos, de tal forma que se le debe dejar que planifiquen su horario semanal incluyendo sus actividades ordinarias y obligatorias con sus tiempos de descanso. Para ello basta con recordarles los espacios de tiempo y recursos de los que dispone, ayudarles a corregir en caso de que se amerite y explicando las causas. De esta manera se entrenan en la construcción de proyectos personales. Por ejemplo: Se les puede dejar elegir a donde quieren ir de vacaciones ofreciéndoles dos o tres opciones y que escojan y justifiquen sus respuestas.
  3. Libertad de expresión. Dar a lugar conversaciones con los niños y adolescentes a través de preguntas abiertas como ¿qué te gustaría lograr hoy?, ¿qué es lo más divertido que has hecho?, ¿qué es lo que más te gusta hacer?, ¿cuándo te hacen enfadar?, ¿cómo te defenderías si alguien te quiere agredir?, ayudan a estimular la autonomía, la autoestima y los medios para relacionarse. Así se abren a la comunicación, pierden la timidez y se dan cuenta lo importante que resulta también su vida frente a los demás.

Para estimular la autonomía no se puede dejar de un lado las habilidades cognitivas, las cuales se basan en:

  1. Establecer el objetivo que se quiere lograr.
  2. Planificar las acciones a llevar a cabo.
  3. Evaluación de los resultados.
  4. Autorrefuerzos

Estas son necesarias para que el niño logre una acción, por ejemplo ducharse solo, las habilidades tendría que ser capaz el niño de identificarlas, nombrarlas y analizar el logro o área de mejora. En este caso, si se le pregunta al niño lo que va a hacer debería responder algo como:

  1. Me voy a duchar
  2. Planificación. Necesito buscar la ropa limpia, desvestirme, abrir la ducha, lavarme, salirme, secarme, vestirme y llevar la ropa sucia a su sitio.
  3. Evaluación de los resultados. ¡qué bien lo he hecho todo!, ó ¡he fallado en…!
  4. Debe ser capaz de preguntarse ¿qué me ha pasado que no lo he logrado?, para la próxima vez necesito….

Investigaciones han demostrado que tanto a padres como a profesores les cuesta dar órdenes explicitas y sencillas, además que se generalizan y no se identifica a cada niño como único si en casa hay dos o tres niños los padres suelen dirigirse a todos por igual y muchas veces esto crea barreras en la comunicación y puede retrasar los procesos de autonomía.

Espero que cada uno pueda estableces sus propios métodos de autonomía en casa y que sean de provecho para el desarrollo del niño. Será a hasta una próxima.

Compartir esta publicación:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *